Cuestión de credibilidad

8395219916_1abe831670_oEl de Todos los Muertos no es buen día para reflexionar sobre el día de Todos los Cucos. Todo el año es Carnaval, decía Larra. Parafraseándolo se puede decir que aquí todo los días del año son el de los Muertos y el de los Cucos; los segundos, sin los primeros, no pueden vivir, en la medida en que lo hacen a su costa, por mucho que los muertos se reclamen vivientes, gracias a la tetrodotoxina (polvo de zombis), la droga de los peces globo, la del vudú, que al parecer, junto con la cainina nacional y endémica, es de libre circulación en este país, y barata, mucho, porque a quienes la ponen en circulación les salen realmente gratis sus fechorías. A la vista está: Rajoy presidente de Gobierno.

Y por seguir con pintorescas leyendas urbanas, tampoco descarto que utilicen los aviones de las estelas famosas para administrarnos burundanga, la droga que arrebata la voluntad y la memoria, porque de otra manera se entiende mal lo que está pasando. Bien está que se diga que es preciso recuperar la calle y que las recientes movilizaciones de rodeo del Congreso hayan estado muy concurridas, pero para mí no es menor cierto que ahora mismo el ejercicio de una serie de derechos relacionados con la libertad de expresión más parecen concesiones graciosas de la autoridad competente, que en esas estamos, en las libertades y los derechos sociales convertidos en favores graciosos, en dádivas caritativas, en el pre de los negocios, es decir, en el reparto de las sobras del negocio de los cucos… pero no hay que inquietarse, todo va sobre ruedas, con un tiro de burundanga se arregla. (Sigue, artículo publicado en Cuarto Poder aquí enlazado, 2.11.2016)

      

 

Anuncios

Un pensamiento en “Cuestión de credibilidad

  1. Hablando hace unos 4 años con la hija mayor que estaba dando clases en la universidad, salió este término: LA INDEFENSION APRENDIDA.

    La indefensión aprendida (o bien impotencia aprendida) es un tecnicismo que se refiere a la condición de un ser humano o animal que ha “aprendido” a comportarse pasivamente, con la sensación subjetiva de no poder hacer nada y que no responde a pesar de que existen oportunidades reales de cambiar la situación aversiva.

    Con él se ha querido explicar, estudiar, el por qué las personas en situaciones en las que arriesgar la vida es igual de fatal que no hacerlo, por ejemplo, los presos de un campo de concentración nazi que prefirieron seguir siendo mansos obedientes a pesar de que el resultado iba a ser el mismo que so no lo hubieran sido: la muerte..

    Este video en YouTube nos habla de la Indefensión Aprendida sobre dos escenarios: los campos nazis y en una escuela de hoy en día:

    Tras su visionado.. ¿Qué? ¿Cómo se nos ha quedado el cuerpo eh?. Bastaría con cambiar los personajes del video para dar una explicación de lo que nos acontece ahora: la sociedad española son los presos, los gobernantes son los nazis y el campo de concentración es la indisoluble y nazional católica España.. El resultado es sencillamente lo que hoy tenemos y porque lo tenemos.

    Si a este comportamiento humano, animal, le sumamos una lección de psicología positiva como la que se nos muestra en este otro video también de YouTube:


    Estaremos ante el cómo y el por qué de nuestra extrañeza o incredulidad ante lo que ocurre.

    Con la Indefensión Aprendida descubrimos que la sociedad española ha sido ininterrumpidamente durante los últimos 80 años sometida a aceptar que no hay alternativa y que se haga lo que se haga nada va a cambiar ni mejorar. Con el video donde nos muestra una lección positiva psicológica, aprendemos que esa misma sociedad ha sido adoctrinada en que el confort, que es la jaula nazional católica a la que se le llama España, es nuestro espacio natural y que fuera de él sólo hay caos. Estamos ante la entronización del “más vale malo conocido que bueno por conocer”. El franquismo, el nazional catolicismo, la monarquía, la transición, esta “democracia” del atado y bien atado…. que gobiernen siempre los constitucionalistas, es el espacio de confort, sea este bueno o malo, pero siempre conocido. Y todo lo demás: la independencia, la república, los partidos no “constitucionalistas” son lo desconocido, el mal, lo peligroso… Todo eso que si no vamos a buscar para conquistarlo, que si no pasa a formar parte de nuestra vida, nos condena a vivir en la trampa en la que estamos atrapados y que es la responsable de que pase todo lo que nos pasa sin que nada pase y que por eso mismos nos alarmamos diciendo “cómo es posible que esté pasando esto”.

Los comentarios están cerrados.