Otro día de murciélagos (de Pablo Cingolani este)

 
2c28e092bc386add3d0c0936257a30971. Vive como escribes, escribe como vives, y nunca, nunca jamás, dejes de vivir (escribir es un accidente)
2. Amo a Tabucchi escribiendo sobre las ballenas y los cazadores de ballenas en las Azores, por sobre todas las cosas.
3. Si creo en Tabucchi y los balleneros de las islas portuguesas, si creo en Herman Melville y sus propios balleneros, es porque quiero creer en muchas otras cosas más.
4. Por ejemplo, en los Andes.
5. O la selva.
6. Hay ballenas por todos lados.
7. Lo que está ausente son los escritores.
8. Se enredan, se asfixian, se mueren en sus propias telarañas.
9. No viven como escriben.
10. Simplemente, no viven. Ergo: no escriben. Día de murciélagos, desde aquí, desde los Andes, una vez más.
*** La imagen es una ilustración de Rockwell Kent para Moby Dick (Quiqueg y su ataud)
Anuncios