Más sombras que luces

dsc_0124Optar por el silencio no equivale a desentenderse de lo que sucede en lo público, te afecta en lo privado y juzgas grave. No te encierras en una torre de marfil porque la perplejidad y la zozobra no lo son, sino acicates de reflexión, cimientos de la escritura del relato, al margen de la bulla, que esta pasa, el relato no, el relato de tu presente debe aspirar a quedar, no a imponerse, a quedar. No es fácil, casi todo conspira para que solo haya uno, al servicio del poderoso, como ahora mismo está el derecho, más que nunca en contra de aquellos a quienes debería servir de apoyo y defensa. El insulto es irrelevante y la protesta airada en los mentideros, insuficiente. La fuerza no está del lado de quien disiente ni de quien se suicida. ¿La poesía un arma cargada de futuro? Me produce ese verso más congoja que otra cosa. ¿Cuál es el destino de las palabras que son tan poco leídas, tan poco escuchadas que parecen secretas? La claridad  de los hechos y su veracidad en el futuro no alivia el dolor del presente: vencedores y vencidos, ganadores y perdedores, dominadores y dominados, un desequilibrio permanente cuyo ruido solo la fuerza acalla.

Anuncios