Se fue el día

dsc_0140 Así fue cayendo la tarde y el día, entre luces hermosas e inquietudes de las que no puedo sacudirme.  El alboroto del mentidero no es ningún desahogo, al revés, leña inútil al fuego para helar luego. En otro lugar escribí que el presente es ineludible porque nos tiene agarrados de las solapas y nos zarandea de mala manera. Ahora más que nunca y ahora más que nunca es preciso tirar para Bolivia, como Coluccini, aunque no lleguemos, porque eso forma parte del objetivo del este viaje. Acabas escribiendo de tu presente, lo quieras o no, tal vez como una liberación que, de tan modesta, es inalcanzable porque es un suma y sigue. Algo que te atañe está en juego, por mucho que te apartes. Asfixiar la disidencia radical es un objetivo político del Nuevo Orden de mayor alcance del que se le supone: no hay sitio para la disidencia que no sea espectáculo y no lo hay para la inadaptación a ese Nuevo Orden.

Anuncios