Securitización (leyendo “Extraños a la puerta”, de Zygmunt Bauman)

9788449332715

El neologismo lo emplea Zygmunt Bauman en su reciente ensayo Extraños llamando a la puerta, en el que analiza la imparable estampida migratoria y sus repercusiones en un mundo, el nuestro, que se resiste a admitirla como tal, pero que emplea contra ella toda la violencia de Estado de la que es capaz. Respuestas policiales a fenómenos naturales: ni es la primera vez en la historia que se produce esa estampida ni va a ser la última. No es una crisis, es un sustancial cambio cultural y político a muy corto plazo. Los migrantes y refugiados vienen para quedarse, y eso no es nuevo, por mucho que la propaganda oficial los muestre, ahora precisamente, como un peligro para nuestra seguridad, al tiempo que silencia los aspectos económicos de la misma, beneficiosos para los especuladores porque significan mano de obra barata y precarización generalizada.

Según Bauman, los gobernantes alientan “una sensación generalizada de inseguridad existencial” para, a cambio, ofrecer soluciones fuertes, tanto en el aspecto policial como en el jurídico, incurriendo en actos que sin duda serían rechazados en otras circunstancias no intoxicadas por el miedo. La crisis migratoria solo es un pretexto, un miedo azuzado que utilizan para afianzarse en el poder y recoger ese voto, dice Bauman. Migración, extranjeros a la deriva y fieles de otras religiones encima, y terrorismo, juntos o por separado, son el blanco predilecto y el más fácil, por la nula capacidad de respuesta real de aquellos que son criminalizados a priori. Lo que viene luego no es de incumbencia del gobernante que utiliza la escritura de la historia para imponer esta. (Continua en artículo publicado en Cuarto Poder, 23.11.16, aquí enlazado)

 

Anuncios

Un pensamiento en “Securitización (leyendo “Extraños a la puerta”, de Zygmunt Bauman)

  1. Hola Miguel. En primer lugar gracias por zarandear mi perezoso cerebro con tus emails. Al leer este que dedicas al libro de Bauman he pensado en la supuesta inteligencia social, regida por los derechos humanos que supuestamente deberíamos disfrutar. Alguien se mofa de la humanidad y no tiene puta gracia. Los estados modernos son logros sociales y los gobernantes no tienen derecho de arrogarse los avances que entre todos vamos logrando. No hace ninguna gracia escucharles decir: “los ciudadanos tienen derechos”,!como si ellos mismos no fueran ciudadanos¡
    Otra cosa es avanzar en el proceloso acontecer. Eso es cosa de todos.

Los comentarios están cerrados.