Juan Eduardo Zúñiga, un premio a celebrar

Otro olvidado… ahora se descubrirá que todo dios, sin excepción, no solo es experto en su obra, sino que lo tenía como autor de cabecera, bien escondido, eso sí.

Dicho lo cual, siento alegría por su premio porque como no le conozco de nada, puedo decir que su obra es de las que más estimo y admiro, tanto la narrativa (su ciclo sobre el golpe militar de 1936 y la guerra civil) como ese libro fabuloso que es El anillo de Pushkin, todo un modelo de cómo escribir ensayo sobre los asuntos que te apasionan y de los que sabes… Y me gusta verlo fuera de la pachanga nacional, a lo suyo. Y me gusta que sepa lo bien que puede oler una farmacia (Axel Corti en Bienvenidos a Viena). Si alguien se merecía este premio es él.

Anuncios