Día de sombra (Diario volátil s/n)

 96e755d78252723b17b6889d55d61f8b

1.- Leo que Richard Stallman dice que ‘España reprime más a los disidentes que otros países europeos. ¿Por qué tiene que ser noticia lo que todos sabemos, desde hace mucho además? ¿Tiene que venir una autoridad para contarnos lo que venimos padeciendo y denunciando en balde desde hace años?

2.- No me importa perder amigos virtuales, me importa la mala fe de los cronistas y profesores (@FronteraD) que establecen de manera arbitraria y capillista lo que vale y lo que no, a qué autor hay citar y a quién silenciar por sistema, quién debe ocupar el proscenio y quién agarrar boleto para la inexistencia… me jode este país de chulos, de cortijeros, de cuadrilleros, de mafiosos, se pongan el hierro que se pongan en el lomo del alma.
3.- “Muere Rita  Barberá y lo hace el poeta Marcos Ana, muere Fidel Castro y, cuando escribo estás líneas, me digo que no voy a leer más elogios ni descabellos. Tal vez por eso he cancelado mi cuenta de Twitter, porque me parece un pozo de infamias, mentiras y celebraciones de descabellos… lo tuyo también, claro, para otro”… del artículo de mañana en Diario de Noticias: “Mis muertos y tus muertos” porque de muertos no salimos, entre el funeral nacional y la profanación… y el grotesco entierro de la sardina. Hartadumbre. Es poco. Pero sé con quiénes no quiero convivir, algo es algo.

4.-Hay señoritos que se rasgan las vestiduras con el asunto de la negativa al minuto de silencio de la Barberá, pero aplauden que alguien escriba y publique*, que se ha reído cuando se ha enterado de que a un escritor le han pegado por escribir lo que escribe, mintiendo, encima, en fechas y motivos, y minimizando las consecuencias de la agresión… eso te hace ver que vives entre canallas y que no hay reconciliación posible.Item más: puedes esperar sentado si piensas que alguien te va a hacer llegar una palabra de solidaridad o de simpatía: la verdad está de parte de quien tiene la fuerza de mano. No conviene indisponerse con quien tiene los triunfos en el reparto.

Otrosi digo: ¡Qué silencio más elocuente! Te hace ver de manera palmaria lo que puedes esperar y lo que no.

* Hay cosas que se pueden perdonar y otra que no.

5.- Escribir… ¿para qué? Unos días te lo preguntas con más intensidad que otros. Los que saben la verdadera respuesta, callan, como muertos, como lo que son, esteticistas de barriada, pijolindos, los conozco, ¡juera, juera! ¡Moriremos nosotros también!… si hasta su posible editor se asustó de lo que tenía entre manos y calló. Demasiados silencios para tan poca voz, muertos, todos muertos, escribir desde el límite… o desde la frontera o desde ningún lado.

6.- Y algo que cada día tengo más claro: los amigos de tus enemigos no pueden ser tus amigos, cuando menos.
–¿Banderizo?
–No, hombre, iluso burlado.
Anuncios