Funerales y cencerradas

imgMuertos a los altares y muertos al muladar, por lo menos de papel. Mis muertos y tus muertos, o mis vivos y los tuyos, aunque esto menos, porque los tuyos para mí es como si estuvieran muertos… y la madeja de los desprecios y los enconos se enreda sin remedio. Los muertos y sus ecos son una cita a fecha fija. Elogios, denuestos, pompas, mentiras, catafalcos, descabellos, sobre todo descabellos. Extrañas honras fúnebres las nuestras, porque son de bando y de partido y sólo eso. Hemos tenido ocasión de comprobarlo estos últimos días: Barberá, Marcos Ana, Fidel Castro… fervor, ferocidad, furia, mala fe, ¿indiferencia? Lo dudo.

Aquí está visto que los minutos de silencio son descargas cerradas de fusilería… y pobre del que no participe de las honras fúnebres por mí organizadas. A Marcos Ana lo despiden los suyos, que son muchos, con unas honras multitudinarias, pero la extrema derecha lo tacha de asesino y apoya su acusación en procesos militares que deberían estar anulados hace tiempo: los juicios sumarísimos carecían de las mínimas garantías procesales. Lo saben todos los que los padecieron y pudieron dejar su testimonio: Ángel María de Lera, por ejemplo. Se trata de creer, como si de artículos de fe se tratara, en lo que nos conviene y sólo en eso y, sobre todo, de no poner nunca en duda la versión oficial, por lo que pueda pasar.

Ha habido fervor partidista, poca pietas cívica y ha habido muestras de odio, por muy disfrazadas de desprecio que se quiera. El desprecio, el lapo, es una forma de violencia y ésta, expresión cuando menos del encono. Mis dictadores y los tuyos, mis corruptos y los tuyos, lo que vale para mí no vale para ti, lo mío es la verdad revelada, lo tuyo la infamia. Condenar el castrismo sí, el franquismo no, el populismo es el demonio, antesala del fascismo o del bolchevismo, el neoliberalismo de las corporaciones un correcalles de angelitos. Los ejemplos sobran y aburren. Es como para pensar que no hay nada que de verdad nos una de manera unánime, ni vivos, ni muertos y la historia menos, porque al menos la nuestra es un polvorín, del neolítico para abajo. (Artículo publicado en Cuarto Poder, 30.11.2016, aquí enlazado)

Anuncios

Un pensamiento en “Funerales y cencerradas

  1. ¿Has visto las entrevistas de O. Stone a Fidel?, el fidel luce unas garras y unos ojos de ave rapaz muy simpáticos. Merece todo mi respeto su desprecio del mundo capitalista y retrata a la perfección un tipo entero. No se mucho más. Para mi la derrota de las ideas y sistemas comunistas no es más que provisional, estoy convencido de que el mundo será comunista o no será. Hace falta mirar bien eso de las jerarquías y la educación pero vamos hacia ello con más o menos aceleración.
    La muerte es fea Miguel. Más o menos pero fea de cojones y por eso lleva la máscara.

Los comentarios están cerrados.