Pícaros y tartufos

comida_picaros-620x349Aparecen a diario en los márgenes de la riada de mugre: embusteros, estafadores, guapetones, caballeros de industria protagonistas de lances que sólo serían chuscos si no se llevaran con ellos el sentido de una elemental ética pública que está bajo mínimos por mucho que se denuncie y acabe de mala manera en los tribunales.

Es para preguntarse cómo un personaje de la talla circense del ‘Pequeño Nicolás‘, que hace buena aquella aseveración de un magistrado de que en toda estafa hay un tonto y un sinvergüenza, y la espesa tropa que le rodea, tiene que ocupar primeras planas como si con ello fueran a dirimirse gravísimos asuntos de Estado. Si es así, demos este país por perdido sin remedio; si no lo es, queda claro que vivimos en un sainete de enredo, en un pastelón de policías, empresarios, pícaros, lerdos y parásitos sociales que aquel policía metido a comunicador simpaticorro no habría dudado en agrupar bajo su etiqueta Los chungos y los fules.  ¿Que se va a depurar alguna corrupción con esa maraña de diligencias judiciales? Lo dudo. Lo que cuenta es el numerito, ya muy gastado dicho sea de paso.

A los de las tarjetas black, Blesa y Rato, los acaban de calificar de depredadores, pero tengo la sospecha de que el despliegue informativo acerca de su vida privada y del uso que han dado a los dineros conseguidos en la cueva de Ali-Babá ha causado más admiración que interés en los modos de conseguirlos, carentes de ética y faltos de un elemental decoro. Qué más daba si practicaban usos asociales incompatibles con el manejo de dineros ajenos, lo que ha contado eran los yates, las cuernas de los bichos abatidos, las bodegas… la vidorra que se han dado. Eso importa, el daño causado en personas concretas, directamente afectadas, menos.

Guamán Poma de Ayala, en su Nueva corónica y buen gobierno (1615), señala que en el Perú, los españoles, ya fueran de toga o sotana, acostumbraban a practicar con soltura e impunidad lo contrario de lo que predicaban; algo que asombraba y sobre todo desconcertaba a los indios, hoy originarios. A la prédica del no robar respondían con el saqueo, a la de la obediencia a la institución real, el abuso. La denuncia de Poma de Ayala fue en vano, su memorial se perdió por el camino, no llegó a manos de Felipe III a quien estaba dirigido y no hubo reforma alguna; y el criollo heredó con gusto y provecho indudable las artes de los invasores y encomenderos.

El rasgado de vestiduras del caso Eduardo Inda resulta llamativo. Se ha debatido con más interés la publicación de unos hechos poco nobles, como es el impago de una pensión alimenticia, que los hechos mismos. Sólo a sus adversarios políticos les incomoda que el paladín de la honestidad nacional, el denunciador de todas las corruptelas  que no duda en echar mano de informes falsos para desacreditar de manera encarnizada a sus enemigos, incumpla con alegría sus obligaciones legales. En cambio, a sus seguidores les molesta la publicación del impago, no la realidad de éste, para el que encuentran justificación práctica, un descuido, como el de la tela de araña de Alfredo Zitarrosa, o lo consideran un asunto que hay que solventar en privado porque a ese ámbito pertenece. El juego sucio se justifica a diario: yo me permito lo que a ti te censuro y prohíbo. Y eso está tan extendido que es norma, uso social, una mentalidad excluida de examen alguno.

Cierto es que Inda, salvo para sus secuaces, compinches y seguidores, estaba desacreditado mucho antes de que nadie publicara nada relativo a su vida, pero en un caso como el suyo, dudo mucho que la publicación de ese documento procesal sea una invasión de vida privada alguna por la manera desaforada en que viven de lo público. Me temo que es cuestión de tiempo (poco) que el ámbito privado de los personajes públicos se extienda de tal manera que se cree de hecho una zona opaca que permita en la práctica la impunidad de sus actuaciones en las que lo público y lo privado se mezclan de manera inextricable.

Inda y los que son como él tienen sus incondicionales, son héroes mediáticos, protagonistas no de algo real que contagia y envenena la vida pública, sino de una comedia de enredo cuyos revolcones se celebran o silencian según convenga. Nada tiene consecuencia real alguna, como si eso sucediera en la arena de un palenque de peleas más amañadas que otra cosa, en la que unos días se pierde y otros se gana. Mala época ésta para quien cree que la vida pública de un país debe desarrollarse con otras normas y usos que los de la gallera.

O ya no nos asombra ni indigna que el gobernante mienta con aplomo porque cuenta con el apoyo de su bancada parlamentaria y de los medios de comunicación que a su servicio publican la propaganda del régimen, o nos hemos acostumbrado. «Así son las cosas…», se dice con más pereza que fatalismo. Al comienzo de su mandato, los embustes de Rajoy resultaba escandalosos, tenían una grosería de rentista de casino de pueblo o de cacique a quien no le inquieta ni poco ni mucho lo que puedan pensar ni renteros ni peones. Unos años después sus patrañas han terminado siendo tan banales como un numerito demasiado visto, un cansino lugar común que apenas se señala. Acostumbrados o no a las mentiras de los gobernantes, con ellas se instala el descrédito de las instituciones y por extensión una falta de elemental respeto ciudadano cuyas manifestaciones brotan aquí y allá, en todos los lugares donde en apariencia se debate lo que concierne a nuestra dura realidad:  en la gallera nacional. Nos puede la pelea, el picotazo, el golpe de espolón o de puntilla, el zasca, el desplante, la majeza… y a la hora de votar, se nota.

Artículo publicado en Tribuna de Cuarto Poder, 7.12.16

Anuncios