Cuando ya nada se espera

dsc_0134Cuando ya nada se espera… o poca cosa. El futuro no está en tu mano, ya no lo está, es una repetición tenaz del presente. La vida ya fue. Lo dijo Tabucchi. Aplausos. Incondiconales. No se te ocurra decirlo a ti en el concierto de los listos y los acomodados porque con suerte solo te abuchearán… Pero tú sigue, porque entre otars cosas no te queda otra.

Cuando ya nada se espera personalmente exaltante,
mas se palpita y se sigue más acá de la conciencia,
fieramente existiendo, ciegamente afirmando,
como un pulso que golpea las tinieblas,

Los mismos que recitan con sentimiento y voz de fosores los versos de Celaya, esos de 1955, tienen hoy el riñón cubierto y juegan con cartas marcadas… y de pronto callan. No sabrás si es porque les ha dado un ataque de vergüenza o porque en realidad no leyeron nunca el poema de Celaya, y no son de los que piden ley para aquello que juzgan excesivo, sino de los que lo imponen.

Anuncios

Un pensamiento en “Cuando ya nada se espera

  1. Recuerdo unos versos de ese poema. canto y canto y cantando más allá de mis penas personales me ensancho.
    Será que ya están bastante anchos.. Murió Vázquez Montalván, ¿que diría?. Sólo queda confiar en la juventud ¿iluso?.

Los comentarios están cerrados.