El muelle de las brumas

img_0155Compré ese fotograma de El muelle de las brumas (1938) en París, a finales de enero de 1989, en una librería especializada en cine que había en el pasaje Jouffroy, al pie de las escaleras, junto a Museo Grevin. Desde entonces la he tenido al alcance de la vista en mi cuarto de trabajo. Me gusta mucho esa película y me gusta mucho la novela del mismo título, de Pierre Mac Orlan, en la que se basó (de lejos) el film. Tanto Marcel Carné, su director, como Jacques Prévert, su guionista, hicieron lo que les dio la gana, empezando por situar la taberna de los derrotados (El Lapin Ágile de Montmartre junto al château des Brouillards) en Le Havre, una ciudad que, al principio, no dio permiso para que se rodara la película en sus calles para que el público no pensara que en Le Havre no había más que desdichados. La película tiene momentos memorable, no solo por la réplica famosa (aunque no la más famosa del cine francés como se ha dicho):
Jean (Gabin): T’as d’beaux yeux tu sais
Nelly (Michelle Morgan): Embrassez-moi
Jean Gabin,  Pierre Brasseur, Aimos, Michel Simon, Le Vigan… y una Michelle Morgan que deslumbró con su mirada al director y al guionista: el contrapunto a la mugre de la época por parte de alguien que no es ajena a la desdicha.
Momentos muy intensos, de gran poder evocador y simbólico, como cuando Nelly que espía el amanecer dice: «Cada vez que amanece creemos que va a pasar algo nuevo… algo fresco… y luego el día cae… y hacemos como él»
Jean, el desertor, se queda con la ropa de un pintor suicida que tiene niebla en la cabeza, encarnado por un gran actor de vida agitada y oscura: Le Vigan, el amigo de las juergas de L. F. Céline, en la rue Girardon y alrededores, colaboracionista activo durante la Ocupación –personaje de D’un château l’autre– y al final refugiado en la Argentina, en Tangil, donde anduvo de taxista. Antes, como muchos otros, Le Vigan pasó por Barcelona y dio clases de francés. Entre sus alumnos estaba la esposa de Carlos Pujol (según me contó este). Pierre Mac Orlan protestó de la aparición de este personaje porque no está en su novela y Carné le dijo: «¡Pero Pierre si ese es el único personaje de tu libro que queda en la película!» (La vie a belles dents).
En otra escena aparece el escritor surrealista y de novela negra Léo Mallet vestido de soldado y con la pipa en la boca… poco después de firmar un manifiesto pidiendo la cabeza de Gil Robles y de saber que la ayuda oficial a la República española era inútil.
«¡El capitán se ha quedado solo a bordo!», exclama Quart-Vittel con el barquito que ha quedado destrozado en el tiroteo entre los gánsteres y Panama, el bodeguero de ese fin del mundo.
Con todo, a Mac Orlan le fascinó Michelle Morgan, hoy fallecida, y escribió líneas hermosas sobre su película, ambiente y fondo, sobre la época de bohemia miserable y de hambre en la que está basado el relato: «El muelle de las brumas de Carné es un testimonio de la miseria, esa miseria sin brillo que se arrastra en los barrios bajos de las ciudades como una niebla impenetrable». Jean, el desertor, convertido en pintor que pinta lo que se esconde detrás de las cosas, pertenece a la historia personal de Pierre Mac Orlan que este no contó nunca: «La gente no sabe lo que sucede entre medianoche y el alba», algo así dice Zabel el siniestro personaje encarnado por Michel Simon (otro amigo del Céline crepuscular). Película sombría, cierto, no del todo bien acogida en una época en la que los desertores no estaban bien vistos, pero en ella brillan los destellos de coraje de los que no se resignan a naufragar del todo en la desgracia… gracias a Prévert y a su poesía cierta. Mac Orlan fue más derrotista, lo admitiera o no. [De La novela desordenada]

 

Anuncios

2 pensamientos en “El muelle de las brumas

  1. Hola Miguel, anteanoche vi una de Marcel Carné. “Al despertar el día”. Es un melodrama electrizante. Hay imágenes de obreros trabajando y el ambiente de dificultad y de lo precario están presentes toda la peli. Jean Gabin está soberbio y Arletti, que no conocía , fascinadora a tope. Tomo nota del Muelle. Merci beaucoup.

  2. Arletty era genial. Muy amiga de Céline. En la película Hôtel du Nord, que te recomiendo, hay un diálogo famosísimo con Arletty y Louis Jouvet, lo voy a meter ahora mismo en facebook

Los comentarios están cerrados.