Desplantes (Diario volátil)

44d70a51c41.- Qué difícil resulta conversar con el cazador de microinfracciones verbales a lo políticamente correcto. Enseguida notas que tu interlocutor está al acecho, a la pasa, y tú te sientes un furtivo que no acierta.

2.- Una conversación no puede ser un combate de esgrima, aunque termine a desplantes como navajazos traperos.

3.- La disidencia de la ortodoxia izquierdista, y ya muy rancia, como pecado imperdonable. No hay canónigo penitencial que te lo absuelva: basta un murmullo para desatar la furia inquisitorial… de la ortodoxia conservadora y clerigoide mejor no hablar porque para qué.

4.- Esa disidencia de las verdades reveladas que provoca el rechazo social (tribal) reservado al clérigo defroqué que en castellano sería “clérigo saltatumbas”, hermosa expresión… ser un clérigo saltatumbas de verdades de cuatro perras.

5.- La tribu patriótica que se mueve por consignas de combate de hace más de cuarenta años, que se dice pronto… decir que es grotesca es poco.

6.- La tribu y sus verdades reveladas, sus comisarías de culto y clero, sus zahúrdas de censura… otros ascos de los que poco se habla, no vaya a ser que te veas en el deshuesadero.

7.- La tribu y el nosotros como antifaz de todas las cobardías.

8.- La tribu y los arcanos remotos como dogma de obligado cumplimiento cuando con la Razón en ristre se dice no creer en nada, que es mucho creer… la verdad.

 

Anuncios