Il cammino della speranza (Pietro Germi)

il_cammino_della_speranza-494799375-largePor casualidad anoche estuve viendo Il cammino della speranza, una película de Pietro Germi, de 1950 con guión de Federico Fellini y Tullio Pinelli. Es de 1950, pero el asunto no ha dejado de estar de actualidad, sangrante, incómoda: la inmigración forzosa de los que buscan una vida mejor en otra parte y emprenden viajes que se hacen odisea en los que pueden encontrar la muerte, al margen de ser expliados, engañados, estafados por contrabandistas, como sucedía en esta frontera hace cincuenta años con los portugueses que querían llegar a Francia y eran abandonados en territorio español.  Venía de cuando en cuando en el periódico cuando atrapaban grupos grandes o encontraban alguno perdido o ahorcado con sus propio cinturón. En La cuerda rota, el novelista Antoñana, habló de este asunto y tejió sus historia sobre escenarios  y personajes reales. Por no hablar de los miles de refugiados que, unos años antes, estaban encarcelados en la prisión de Pamplona antes de ser transferidos a un campo de concentración o devueltos a la frontera de origen, entregados a los alemanes nazis… De salvar la vida y de ganarla se trata. Dramas a los que les espera el olvido con la boca abierta.
En Il cammino della speranza, germi puso en escena el éxodo clandestino de varias familias de mineros sicilianos que han  perdido su trabajo en unas minas de azufre y a las que han embaucado para llevarlas a una Francia pintada como tierra de promisión donde con seguridad encontrarán trabajos bien pagados. Para emprender el viaje tienen que vender todo lo que tienen. En el camino son burlados, expoliados, abusados, perseguidos, víctimas de xenofobia instintiva… todo lo que sabemos sucede ante nuestras narices o lejos de ellas, solo que la fuga de Germi termina bien, demasiado bien, en un paisaje nevado. Ahora sabemos que los policias y militares de fronteras no son tan comprensivos con el drama del que son testigos, como los de la película de Germi, y para paisaje nevado, el de los refugiados del este de Europa y sus guardianes. “Imágenes que avergüenzan a Europa”, rezan los titulares, y es casi punto y se acabó.

Anuncios