Robinsonadas (Diario volátil)

robinsoncrusoe-468x418

1.- Robinson Crusoe: “Un hombre que se autonaufragó para vivir fuera de su tiempo en un mundo propio. que podía compartir con otro ser humano, même un sauvage..”, eso escribe Henry Miller en uno de los textos que componen Primavera negra.
2.- Confundir al misántropo con Robinson es manía de burlado.
3.- Robinson, el de la conquista de una felicidad relativa, en su cueva o fortín, con sus pertenencias, pecios rescatado del naufragio, objetos necesarios y elementales hechos con sus propias manos (necesidad)… felicidad relativa.
4.- Acogerse al opio de los sueños para aguantar aquello que te resulta insoportable (Miller)… enseguida desarrollas tolerancia, lástima.
5.- Los dolores corporales como recordatorios de episodios ingratos protagonizados por matones y guapetones de alcurnia golpista… y a fecha fija.
6.- Extrañeza, desapego, desarraigo… “La fuerza de las circunstancias me convirtió en un chino” (Primavera negra).
7.- “Yo creo que los muertos están con nosotros”, decía el difunto John Berger… algo así decía también Borges al final de su vida de modo insistente además: ser lo que perdemos, aquello que hemos perdido. Julián Marías por su parte decía que somos nuestros muertos.
8.- “Engañado como poeta por palabras que caerían sin vida de su pluma” (E. Williamson en “Borges. Una vida”)… A ver quién es el guapo que lo admite y sigue en el escenario como si nada.
9.- Gracián, en su Arte de Prudencia, hablaba de la “infelicidad del necio: errar la vocación en el estado, empleo, región, familiaridad.”… una ida muy parecida a esa con la que Quevedo cierra su Buscón cuando Pablos dice que después de consultarlo con la Grajales se pasó a Indias “y fuéme peor, como v.m. verá en la segunda parte, pues nunca mejora su estado quien muda solamente de lugar, y no de vida y costumbres.”
10.-
De “vidas echadas a perder” habla Max Aub en sus Diarios, refiriéndose a los antiguos compañeros de generación a los que, en un viaje a España, encuentra baldados, adocenados, vencido: para cuando te das cuenta es demasiado tarde.
11.- Vivir como una flecha a la diana (conversando con Carlos Castilla del Pino) o a merced de las riadas, en su chirrión.
12.-Para una escritor, cada libro es motivo de una metamorfosis” (Michel Tournier en El vagabundo inmóvil): escribir como quien muda de piel.
13.- “No puedo ni con mi alma”, curiosa frase hecha de una pavorosa exactitud en ocasiones porque, en efecto, no puedes con ella y errónea en otras porque la has perdido (como se considera en las culturas andinas) y tienes que recuperarla.

 

Anuncios