Aldaba para la casa muerta

_dsc0021¿Cómo encarar la escritura de libros que sabes con certeza que no se van a publicar…?
–Eso usted no puede saberlo… –dice no mi sombra, sino el mala sombra que está de guardia, al acecho, ese falso interlocutor, el de las ideas preconcebidas y la inmensa seguridad en sí mismo y sus prejuicios.
–Ese es precisamente el problema, que ahora lo sé, que me lo han hecho saber, que el gusto del editor se imponen (o la ideología o los prejuicios bobos o el peso de una leyenda difamatoria) y no tienes tiempo para escribir como quien juega al tute o al póker. Escribir no es una charada ni un dictado, ni mucho menos una timba.
–Allá usted entonces…
–En efecto, en ello estoy…

 

Anuncios