De la corte de los milagros

bagaria Venía de lejos y va a ir más lejos todavía. Quienes desde su olimpo de ventaja y púlpito de primera no quisieron verlo, y todo era apocalipsis y tremendismo, ahora callarán también, porque qué le importa a un columnista de los medios de comunicación afines al Gobierno, la libertad de expresión de los de abajo, de los que están fuera, de los de verdad disidentes; y, lo que es peor, qué les importa a sus lectores que callen, multen o amordacen a quienes les pueden decir algo que no les guste e incomode, si ya tienen su hoja parroquial con su suministro doctrinario asegurado. Al revés, un amplísimo sector social encuentra acertadísimas las condenas a raperos, tuiteros, titiriteros, cantantes, actores… como encontrará sin duda acertadísimo que se establezca una censura previa de prensa, hoy por hoy innecesaria, en la medida en que los medios de comunicación mayoritarios apoyan sin reservas, por aclamación o silencio cómplice, todos y cada uno de los atropellos gubernamentales. Para el resto sobra la censura, con la recortada de las multas y la prisión, basta.

«¡¿A dónde vamos a ir a parar si todo el mundo puede decir lo que le viene en gana?!», dice la gente de orden; y entre ellos y a carcajadas, añaden: «Y no solo nosotros, los de siempre».  Porque la

incitación al odio, las humillaciones, las calumnias e injurias graves (frente a las que la víctima se encuentra en situación de indefensión en la práctica), enaltecimiento de dictaduras y sus crímenes, no van con ellos porque se saben protegidos por unas leyes (ausencia) y por un sistema judicial afín a su ideología.

Cantantes, raperos, titiriteros, tuiteros, artistas plásticos… «¡No todo vale!». De acuerdo, de acuerdo… Pero entonces, ¿qué es lo que de verdad vale? Es necesario preguntárselo una vez más porque los límites de la libertad de expresión se van estrechando de manera alarmante.

«Quien no ha hecho nada no tiene nada que temer…», dice el otro granuja en su mentidero o sala de prensa.  Claro que tiene, ese, en el actual sistema jurídico español, ese el que más. La indefensión nos la ha servido un Estado fallido que utiliza su aparato legal como un trapo de fregar al que, a fuerza de retorcerlo, todavía se le puede sacar algún jugo dañino para alguien o para algo.

«AI denuncia que España recorta libertades utilizando el enaltecimiento del terrorismo», algo que, encima, cuando se examinan al detalle los hechos motivo de las condenas raras veces se encuentra de manera clara y expresa. En cambio, acusarte de complicidad con terroristas no es delito, sino libertad de expresión, según reiterada jurisprudencia (pequeña) de tribunales afines al Partido Popular. Y me temo que el viejo delito de desacato a jueces y magistrados por las críticas a sus actuaciones que todavía podemos hacer, es cuestión de tiempo que se reponga. Sacralizar, excluir de la crítica, silenciar la disidencia radical es el objetivo de los que hoy tienen el poder en sus manos.

No puedes llamar ladrón a quien te roba, ni elevar de verdad la voz ante lo que es una agresión gubernamental en sesión continua, ni disentir de manera radical del sistema en su conjunto, ni decir que da un pelotazo quien es del dominio público que lo da, porque la especulación está en la base del negocio inmobiliario, lo pintes como lo pintes.  Esto viene de atrás y fue inútil advertirlo, y me pregunto de qué sirve señalarlo ahora. ¿Para que quede testimonio de lo que está sucediendo? Eso son gollerías. La hojarasca tapa la hojarasca. El mundo en el que vamos viviendo es otro y se rige ya por otras leyes.

Pienso en las corrosivas portadas del dibujante Luis Bagaría (1882-1940… muerto en el exilio) para la republicana revista España, fundada por Ortega y Gasset hace un siglo, antes de Revista de Occidente, y pienso que hoy, con el gobierno del PP y su claque, el dibujante no duraba un minuto en la calle. Pienso en todos los atropellos del franquismo… ¿y Valle Inclán diciendo que los españoles habían echado al último Borbón, pero no por rey, sino por ladrón? Corte de los milagros, la nuestra donde quien la hace, por su nombre, su cargo y su posición social, no la paga (salvo que no sea de la famiglia) y no corre riesgo alguno de fuga porque siempre ha estado lejos, inalcanzable para las últimas consecuencias de esa ley que a los demás nos tiene echado el cepo a las manos y a la lengua, y enseguida el cerrojo a las seseras.

Anuncios

3 pensamientos en “De la corte de los milagros

  1. Hola Miguel. Dices: Cantantes, raperos, titiriteros, tuiteros, artistas plásticos…Lo que faltaba: que nos corten la lengua, la libertad de pensar. No lo vamos a permitir. Pero reconozco una especie de retroceso y de cansancio. Luchar es algo temible. ¿David sería zurdo?.

  2. La libertad de expresión no debe tener límites porque quienes fueran los encargados de limitarla deberían ser neutrales absolutos en todo y eso no existe. Y si hicimos buena la frase de “es mejor que un culpable ande suelto que un inocente este en la cárcel” tendremos que asumir que son mejores los exabruptos que no poder decir lo que se piensa: aunque sólo sea para certificar lo poco que se piensa.

    De haber límites, esos límites deberían ser para los que pueden ejercerla hoy sin fronteras y con abuso, es decir, los grandes medios de comunicación que, casualidad, siempre tiran por la misma senda…. No se puede pedir límites a la libertad de expresión de los que suelen ser excluidos: sus ideas, opiniones, razones… mientras esas ideas, opiniones y razones todos los días de forma sistemática y machacona son destripadas y anatematizadas delante del gran público al que sólo algunos pueden acceder, unos pocos, porque no hay igualdad para poder ser escuchado mientras que hay imposición de tener que escuchar lo que no quieres.

    La actual polémica sobre los chistes de humor negro y otros comentarios en las redes me recuerda a cuando desde el Poder y los medios de manipulación y propaganda masivos (entre los que está incluida la Iglesia católica, que son centro de adoctrinamiento político y social hoy también como lo fueron en el ayer y de manera absoluta) clamaban y soliviantaban al gran público contra las pintadas en las paredes: “ensucian nuestras calles”… Ahora esos “sucios” lo hacen en las redes sociales, cosa que debería alegrarnos porque gracia a la democratización de las posibilidades de expresión ya no hay que ensuciar paredes.

    En vez de preocuparnos tanto por si las paredes están limpias o si los comentarios de las redes sociales atentan contra la mojigatería que nos gobierna, más nos valdría reflexionar sobre si es justo, si es libertad de expresión y si es democrático, que sólo los que cuentan con medios económicos gigantescos puedan permitirse ser escuchados y puedan despotricar contra los que ni pueden defenderse ni exponer sus ideas ni despotricar contra quienes despotrican contra ellos. Y ahí está la madre del cordero y no en la cruzada moralista contra ese supuesto mal uso de la libertad de expresión, que como ha quedado claro, no la hay porque sólo la tienen unos.

  3. Hace mucho tiempo que los medios, sirven al poder mas bien desde siempre, y no saber de quien son y a que responden es tanto como no conocer esta desgraciada sociedad, vivimos engañados, la manipulación es absoluta y las elecciones también, no hay tanta ignorancia si mucha, gracias a sus medios, pero hacen trampa en las votacione
    Hasta la gente de derechas en mi pueblo, están indignadas con el tema Urdangarin, es demasiado descarado…es insultar a la decencia, a la dignidad, , a la moral…les da igual, por cierto una sede de la CAN se inauguró en Washington y estaban la jefatura de UPN, y Urdangarin…cuanto cobró, quien lo contrató? Hay que hablar de eso, como estuvo 14 años sin parar el diario de navarra con Urralburu…

Los comentarios están cerrados.