Travel writer… a parado.

Cachuela Esperanza, el feudo del gomero Nicolás Suárez, atronador, violenta… cuando tu relato no vale anda, a priori, ni siquiera lo leen, pesa el nombre. Eso será porque si no, no lo entiendo.

Tienen esa cosa granuja de acordarse de ti cuando quieren sacarte algo. De ordinario e inter pares te desprecian. Editores y editoras que ni siquiera se dignan contestar a un envío o a un correo electrónico y mira que es fácil… a qué seguir, a solas con los recuerdos, las fotografías y las páginas escritas que no creo puedan ya ver la luz en ningún lado.

Anuncios