Las furias de ayer

Estuve estos días repasando publicaciones del año 2015, publicadas a origen en un blog que titulé Liquidación por derribo. Eran exabruptos y bote prontos a golpe de noticia, indignaciones vanas que el tiempo ha convertido en hojarasca podrida de hemeroteca. Tiempo y escritura perdidas, desahogos de corro de mentidero.  Las furias de ayer, hoy no son nada. Venía avisado, pero no aprendo, y pico, un día sí y otro también. A veces me da miedo haber perdido la capacidad de hacer otra cosa.

Anuncios