Anda jaleo, jaleo…

Qué país más raro este en el que lo serio es tomarse de ese modo declaraciones como la de Tamara Falcó en contra de las de Pablo Iglesias acerca de la retransmisión de la celebración de una misa por una televisión pagada con dinero público, asunto este que no inquieta a nadie, como no lo hace, o no lo suficiente, la vigencia de un abusivo Concordato con el Vaticano o la presencia enojosa de la jerarquía eclesiástica en la vida política española, de frente o por las gateras. Demasiados sarcasmos, excesivo enojo, humor dudoso… Pero eso no cuenta, aquí lo que importa es la simpleza de un personaje de la jijelife –aquella a la que se chuleaba el Pijoaparte, de Juan Marsé–, y de la majeza nacional, salido de ese Times para guapetones y cachondos que es el Hola. Llama la atención que esto encienda la trinchera mediática, cuando menos en sarcasmos vanos, pero este es el tono… y la real marcha de charanga burlesca que suena en las trincheras, a favor o en contra, como si eso fuera alguno de los graves asuntos que atañen al bienestar y derechos de los ciudadanos. Da la medida de no sé qué impotencia que se resuelve en desahogos estrechamente vigilados.

No todas las trincheras arman bulla cuando de denunciar los abusos gubernamentales y las carencias sociales se trata. País banderizo este, amigo de las dos medidas. Jueces que reponen callejeros que del nazismo vienen, como la División Azul, silencio: eso solo alborota a una de las trincheras, porque del alboroto no salimos, en él nos perdemos; al revés, la jugada togada se festeja como un gol del futbolín de los sopapos en la trastienda del tabernón. ¿Es esta la realidad de este país? Me temo que, en parte y dependiendo de tu nivel de vida, sí.

Arrancarse por pasodobles patrióticos a propósito de las sandeces de un programa de ETB, por de muy dudoso gusto que pueda resultar su humor gamberro, es preocupante, aunque no tanto como utilizarlas para hacerse publicidad gratuita de un pavoroso bodrio cinematográfico, como el de la celebrada Redondo y sus compinches. El humor en este país funciona como navaja, marcada con el preceptivo «Viva mi dueño», vale el mío, no el tuyo, mis burlas sí, las tuyas no. El honor de los falsos (encima) hidalgos sale a la palestra a la hora del vermú de grifo mezclado con un simpático toque de cainina. Todo muy limpio, muy de dos de oros, muy de patio de Monipodio y de corte de los milagros, pero causa sonrojo que este jaleo sea lo serio y que esas rebabas remuevan cuestiones identitarias de un patriotismo que huele a nostalgias de Machaquito, a pólvora mojada y a tarde de toros, a sudorina y a cohete, a incienso y a rancho… y no sigo, no vayan a amostazarse los patriotas que creen que esto es una amable gallina ciega en el prado de San Isidro o una interminable procesión del Santo Entierro a la que hay que asistir rodilla en tierra con el arma rendida. Qué tristeza.

País taurino este, amigo del descabello, la puntilla y el puyazo como formas de vida nacional, de expresión y de trato; y más amigo todavía del toreo de salón por parte del poderoso hacia el gobernado y sometido. Hoy es Mas y sus urnas volátiles, y su condena sabe a poco, porque el tendido quiere cárcel (mucha) y humilladero, autillos de fe, hopalandas y capirotes, y mucho palo, palo. Mañana, cualquiera que se desmande recibirá ración doble. Habría que preguntarse cuántos ciudadanos verían con gusto mal disimulado o aplaudirían a rabiar hasta con las orejas, la entrada de los famosos tanques del imaginario nacional y golpista por la Diagonal como una forma de demostrar el poder de la patria y de humillar a los catalanes, sean estos o no independentistas… ya se acabó el alboroto, ¿no? Y ya se sabe cómo sigue.

Anda jaleo, jaleo… Importa poco que el acoso sistemático, con intención de derribo, de una formación política como es Podemos se base en falsedades, difamación, injurias, calumnias impunes, urdidas desde las instituciones con informadores que, si no están a sueldo o cobran del fondo de reptiles, al menos lo parece. No sería la primera vez. Por lo visto, eso forma parte del juego, del ejercicio de la majeza, de todo lo que no se admitiría en sentido contrario porque sería un escándalo, una inmoralidad, un acabose, un apocalipsis de bolsillo, uno de tantos a ofrendar en el altar de la patria… el ABC y La Razón saben mucho de estas mañas de permitirse lo que a otros niegan. Me gustaría saber qué opinaría el marqués de Vargas Llosa si le aplicaran, a él y a su tropa, sus pobres argumentos anti-Podemos –tan eficaces de cara a esa afición rendida y fervorosa que premia los descabellos, sobre todo estos–, porque aquí se le puede dar la vuelta hasta al listín de teléfonos (cuando había), a riesgo, eso sí, de que te acusen de terrorista o de humillar a las víctimas del terrorismo.

*** Artículo publicado en Cuarto Poder, 15.3.2017

Anuncios