El verdadero argumento…

IMG_0003.JPGEl verdadero argumento de la obra… envejecer, morir, ya saben. En el poema de Gil de Biedma queda rotundo. En los pasillos de una residencia de ancianos entre gritos, ayes, olor a mierda, muertos vivos atados a una silla para que no se caigan o en un tanatorio desangelado, entre fallecidos sin deudos ni velatorios, con ordenanzas como disparos de lupara y el muerto convertido en un negocio, es distinto. El argumento es el mismo, pero el poema se recita con menos entusiasmo… y hasta te hace acordarte de otro «poema» que si no recuerdo mal es dicterio, de Rabelais este: Je mouille, je humecte, je boy, et tout de paour de mourir

Anuncios