Cenizas en Cité Trevise

_DSC0099

Esta tarde fuimos a una placita del distrito a echar las cenizas de una persona que jugó ahí de niña, al pie de unas matas de retama. No está permitido, casi por eso lo haces con más gusto, aburrido ya de burocracia a dentelladas. Transgredir en este país es un placer. La luz de la tarde era hermosa. Días tristes estos, de liquidaciones varias, de equipajes y de despedidas. Han aparecido tres militares en uniforme de campaña armados hasta los dientes. Todavía quedan peleteros judíos en el barrio. Ahí nació Max Aub, un escritor magnífico, a quien Baroja envidiaba sin recato… La placa no dice que los campos de concentración donde estuvo preso, eran franceses. El eludir responsabilidades en la represión colaboracionista es una constante.

C7W-W4ZWkAAt5WM

 

Anuncios