Ya está aquí… y no se va a ir.

IMG_0022.JPGEl miedo a expresarse libremente, el medir lo que se dice, el temor fundado a las represalias, a las multas, al empapele, a que te metan un parte los delatores profesionales que abundan, defensores de un orden reaccionario que no es sino desorden más fuerza, temor a que   te procesen luego por un chiste, una canción, una obra de teatro, una opinión disidente, una burla carnavalesca, una página que ya no es libre, que hay que escribir y leer entre líneas, entre conjurados… humillación de víctimas del terrorismo, enaltecimiento ídem, herir sentimientos religiosos, la Patria, el ultraje a la Bandera, la Policía, el Ejército, la Magistratura, los especuladores inmobiliarios de los que ya no puedes decir que pegan muy serios pelotazos, la doctrina política servida a diario acerca de lo que no se puede siquiera pensar y es obligatorio (Lean, lean el Código Penal en sus reformas represivas)… ojo, oído, arenas movedizas, arbitrariedad a raudales. La clandestinidad y el anonimato nos esperan con los brazos abiertos, y los muros de la noche para embrearlos. Tú puedes escribir lo que te venga en gana, ya veremos si encuentras un editor o un periódico que te publique y se arriesgue a ser procesado. Tus ideas a buen recaudo no valen nada. Criptodisidencia… Oh, sí, sí, claro, tremendismo el nuestro, apocalípticos, pero las máquinas tragaperras de las multas gubernativas no dejan de cantar sus trofeos.

Anuncios

Un pensamiento en “Ya está aquí… y no se va a ir.

  1. Hola Miguel. De joven quería hacer un periódico vespertino. La acción militante dejó de ser prioridad vital y los republicanos avergonzados y quemados callamos demasiado.
    Pienso seriamente que volverémos a disfrutar más oleadas de protestas masivas que expresen el malestar, más temprano que tarde y que la gente joven de izquierda en Europa estará en el ajo.
    Amén.

Los comentarios están cerrados.