Rafael Cansinos Assens, estela.

19702111_1945654232316098_7040652809694332276_n

De la fundación Cansinos-Assens lo traigo:

«Hoy, 6 de julio de 2017, cuando se cumplen 53 años del fallecimiento del escritor, comparto un detalle inédito que mi madre, Rau Galán, fallecida recientemente, no deseaba hacer público por lo que podemos calificar de un miedo antiguo heredado del tiempo de Franco. (Rafael Cansinos Assens, desde el fin de la Guerra Civil hasta su fallecimiento, fue molestado en algunas ocasiones por elementos policiales del franquismo, probablemente porque su situación civil era la de “depurado”.) Poco antes de fallecer al atardecer el 6 de julio de 1964 en el Sanatorio Ruber de Madrid, atendido por monjas-enfermeras y cumpliendo con el protocolo hospitalario, apareció un sacerdote para aplicarle la llamada “extremaunción” ante el estupor de mi madre, que fue incapaz de reaccionar. El último esfuerzo vital de Rafael Cansinos Assens fue para apartar el crucifijo que el cura había puesto sobre su pecho y que una monja retiró antes de que cayera al suelo. Al mismo tiempo recitó algo que a mi madre le resultó inintelegible. A su sepelio sólo asistieron 7 personas. En España sólo mereció una breve necrológica de “ABC” y una nota en la revista “Índice”. El 8 de julio se celebró un Homenaje en Buenos Aires organizado por la Sociedad Hebraica Argentina con numerosas adhesiones y participaciones. El acto fue cerrado por Jorge Luis Borges. (Testimonio de Rafael Manuel Cansinos Galán).»

https://www.facebook.com/rafaelcansinos/?hc_ref=NEWSFEED&fref=nf

Anuncios