Verse las caras (con Léo Ferré)

C’est à trop voir les êtres sous leur vraie lumière qu’un jour ou l’autre nous prend l’envie de les larguer. La lucidité est un exil construit, une porte de secours, le vestiaire de l’intelligence. C’en est aussi une maladie qui nous mène à la solitude.CaZboJNUYAA4cN5.jpg_large

Vernos con nuestro verdadero rostro… la lucidez… una enfermedad que nos conduce a la soledad…

Sabina, cuya sabiduría certifica un ministro de la aristocracia, lo dice, pero no lo dice: estamos teniendo una inmejorable oportunidad para vernos las caras, para saber quiénes  somos en realidad, cuáles nuestros prejuicios, ideas torcidas (las del otro siempre),  furias, rencores, certezas fuera de toda duda, creencias, ideas bandera, ideologías fundamentales… ¿Lucidez? ¿Cuál? La nuestra siempre. Hacía tiempo que no íbamos tan lejos en el reconocimiento del terreno y de sus habitantes, con el terrorismo y el todo es ETA se fue lejos, pero nunca tanto como ahora y de manera tan definitiva, y para mí lo definitivo es una década más (o poco menos y con suerte) que se pasa volando como esta que hemos dejado atrás y nos ha dejado exhaustos… Ni nos gustamos ni nos estimamos más que en el propio bando. Viene de tan lejos. Forma parte de una educación sentimental de vencedores y vencidos, de cabales y de réprobos, de buenos y malos, de nosotros y ellos… mamado, recibido a modo de doctrina sagrada sin pestañear, sin reniego ni «arrenuncio». ¡Qué pesadilla! Y no hay manera de despertar.

Anuncios