Enramadas de otoño

* Gente que censura en otros lo que a sí misma se permite con largueza, en lo privado y en lo público, y aguántala (Maneras del tiempo).

* Cuando las leyes están para que las cumplan los demás, los paganos de la farra sobre todo, los donnaidies, nunca el gobernante sostenido por unos votos que le permiten hacer lo que le viene en gana.

* Gobernar unicamente para una parte de la ciudadanía está mal si lo hacen tus adversarios, como reprobables son sus pactos y alianzas, no los tuyos, los tuyos nunca, son legítimos.

* Qué silencio más estruendoso y qué ruido tan sucio ha provocado el informe sobre las torturas publicado por el Gobierno Vasco. Se ve de lejos quiénes están a favor de la tortura y quiénes no, y desde hace mucho. El «manual de ETA» era mentira y quien lo publicaba, lo sabía. Años y años de denuncia en balde, hacerlo te costaba el baldón de afinidad con ETA, hoy también, o algo peor incluso… hoy te pueden perseguir por enlatecimiento del terrorismo, injurias a la Policía y desprecio a las víctimas del terrorismo… y por todo lo que se les ocurra. No, no son exageraciones, porque lo hacen.

* Aquí todo ha ido bien mientras la mitad famosa del país estaba callada y más que callada, amordazada, y la que peroraba era la que se da cuenta de que su voz no es la única que puede oírse.

* La mala fe es siempre cosa de nuestros adversarios (antes) y enemigos (ahora)… lo de compatriotas o conciudadanos va quedando para mejor ocasión, que es nunca.

* Hacen lo que les da la gana, no eres nadie, no cuentas más que para ser expoliado, las peores y más antipáticas predicciones de Ernst Jünger se están cumpliendo: no pasamos de ser peones de una Metropolis ya muy vista… http://www.publico.es/politica/espana-compro-silencio-letonia-catalunya-ejercito-frontera-rusa.html
Me pregunto para qué escribo esto, como no sea para un desahogo a bote pronto, qué urgencia me empuja a hacerlo si, como sucede con muchos de los titulares y artículos que leo estos últimos tiempos son de asuntos y contenidos muy parecido si no idénticos a los que yo mismo vengo escibiendo, sin eco apreciable alguno, desde hace años, como no sea para el reducido grupo de amigos y lectores que me sigue. No es que yo sea un profeta (ante mi mismo) ni que blasone de lucidez, sino que me pregunto si vale de verdad la pena lanzar estos dardos que no van a parte alguna.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s