«La última película», de Bogdanovich

The-Last-Picture-Show-12El tedio del pueblón (no es necesario que sea pequeño), la rutina,  la falta de verdaderos horizontes, por muy amplios que estos sean, el viento helado y violento que barre las calles y empuja de un lado a otro a los más inquietos de sus habitantes, hacia la fuga, la muerte o la ruina. Un profesor que no espera mucho de sus alumnos a los que lee El ruiseñor, de Keats. La otra cara de una América sin sueño americano. Un cine, un billar ruinoso y una cafetería donde dan un café de verdad amargo son las únicas puertas de socorro, condenadas a ser cerradas una tras otra.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s