Corrección de textos (Tytinillus)

DS8zWl8W0AAmdQi.jpg_large

Tytinillus, el demonio de las erratas y de los errores que atribuimos a las anteriores. La culpa otro, ya se sabe, no tú que estás cada día más distraído. Lo digo porque ando estos días de corrrección de pruebas y de textos, y me doy cuenta de que entre unas y otros no doy una o cometo demasiados errores de escritura, que no advierto. La concentración va fallando, al margen de la facilidad con la que vas poniendo una cosa por otra. Escribes con demasiada urgencia y poniendo la atención en otras cosas, disperso, y la vista, por muchas gafas que lleves, te falla… y si bien por encima de un hombro, como si fuera un cuervo amaestrado, te vigila tu propia sombra (docta), en el otro aletea que es un gusto Tytinillus y te induce a los errores y las chapuzas.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s