Ejercicios de gratitud

toporEl escritor colombiano Fernando Vallejo (admirado y recordado siempre con afecto)  ponía en boca de su narrador caudaloso que cuando no podía dormir,  se ponía a contar «hijueputas», en lugar de ovejitas… qué error, qué inmenso error, así no hay quien pegue ojo, salvo por agotamiento. Hace tiempo, y al hilo de algunas lecturas, suelo coger el sueño con la placidez que da el recordar las personas extraordinarias con las que me he cruzado y en lo que me han dado… se duerme que ni con laúdano y da menos dolor de cabeza que este. La teoría, como siempre, es impecable, la práctica es más complicada.

Un comentario en “Ejercicios de gratitud

  1. La voz de ese narrador no puede tomarse un respiro.
    Si no es de Hijueputas, hace recuento de difuntos, para eso tiene siempre a mano
    su Libreta de Los Muertos.

    Luego está Céline en Norte; durmiendo siempre con la ropa puesta para estar
    …***de pie en el acto!!***
    El narrador de esta novela dice:
    *** Para dormir hace falta optimismo, además de alguna comodidad****

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s