«Diario volátil»

DVCgfiCWkAA-_6R

«NUNCA SERÉ DE LOS VUESTROS» es una variante del «nunca seras de los nuestros», su eco. La realidad es que a nada que te lo propongas nunca serás de nadie, banido, forajido, desarraigado, más solitario que otra cosa, el que se escurre por el fondo del cuadro. Tiene más ventajas que inconvenientes.

El título es equívoco porque no se trata estrictamente de un diario/dietario ni con fechas ni sin ellas. De diario tiene que las apostillas, descrimientos, despropósitos, desvelos, sarcasmos y exabruptos que componen esta gavilla han sido escritos al hilo de los días de estos dos o tres últimos años y de su climatología borrascosa, de las noticias de prensa y los prontos provocados por estas,  con la sensación de que estaban destinados a perecer y desaparecer, al igual que el motivo concreto que los provocaba.
¿Aforismos? No sé, algo menos, supongo, y algo más. ¿Y si fueran arrebatos? También, pero no siempre, otras veces es la melancolía la qye gana la partida, la melancólica incredulidad de estar viviendo lo que estamos viviendo.

Vaya aquí el texto escrito por la editorial que me parece un buen resumen de su contenido:

En la línea de los moralistas de la literatura francesa, de certeros retratistas de su época y de sus contemporáneos como La Rochefoucauld, Joubert, Chamfort o Rivarol, pero también con el humor deslenguado de los bufones y los personajes burlescos de la comedia del arte, Miguel Sánchez-Ostiz reúne en su Diario volátil una colección de máximas y aforismos donde con la mayor agudeza va diseccionando tanto las convenciones e hipocresías sociales de nuestro presente como las zozobras personales ante el paso del tiempo. Entre bromas y veras, con humores varios van compareciendo en Diario volátil desde los restos del naufragio de todo tipo de proyectos vitales encallados a las nuevas fanfarrias y alardes de la «marca España»; de las imposturas del mundo literario a los alardes y más difíciles todavía de la vida política y judicial; del baile de los tartufos a la algarabía permanente de las redes sociales; del precio de la independencia y la soledad a los tributos del toreo de salón y las vanidades de corte. En poco más de ciento cuarenta páginas, a veces vitriólicas, otras veces de un insondable desasosiego, Diario volátil quintaesencia la visión del mundo que Miguel Sánchez-Ostiz, considerado por alguien como Rafael Chirbes como un autor del máximo interés dentro de la literatura española actual, ha ido forjando a lo largo de la caudalosa obra en marcha que Pamiela viene publicando estos últimos 30 años.

Un comentario en “«Diario volátil»

  1. Libro fantástico.
    Y con algo de clásica de fondo su lectura entra a cucharadas soperas.
    Escribes:

    **Las horas del día como esquinas a doblar en fuga continua**
    Bien pues después de levantar la vista del papel
    resulta que ya he doblado unas pocas de esas horas/esquinas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s