Calle de las impertinencias

c impertinencias (2)* Descaro, agresividad, maneras destempladas, desdén por el trabajo del prójimo, descalificación inter pares, apuntación fiscal en lugar de ideas creativas, otros tantos ingredientes del discurso del intelectual puntero… hasta que lo derriban.

*La mano que te tiende con desgana el arrogante y el soberbio tiene mucho de lapo, y si has cometido el pecado de no reconocerle asoma la navaja en su mirada.

* Oh, la jacarandosa impostura del paseante solitario que sin parroquia entregada no es nadie.

*Oh, el alto prestigio de la soledad entre los zascandiles y enredabailes de profesión u oficio

* Apostilla: «No morir como un monarca, rodeado de cortesanos, galenos, prelados y notarios; Morir como un animal herido, en lo más profundo del bosque, en el corazón de la selva oscura, solo, donde no cabe esperar socorro ni compasión de nadie.» Julio Ramón Ribeyro en Prosas apátridas.
¿Bosque? Con la sordidez de un moridero hecho negocio basta y sobra.

2 comentarios en “Calle de las impertinencias

  1. Ese buscaparroquias citado arriba es sin duda un elemento peculiar que hoy abunda bajo la forma singularmente exacta avisada por Niestzsche, la del sacerdote ascético. No hay quien no tenga soluciones para deshuecarle la vida a uno, para llenársela de algo que posiblemente no desea, y, para otros, de algo que precisan más que el comer y que no es materia sino un Dios pálido, estructuralista: el Estado y su furiosa nomenclatura.

    Uno, desplazado de casi todas partes porque lo que más le gusta es mirar (traducir la mirada al diccionario, la compañía del amigo, el comercio de las cosas menudas, el aire raro de altura, los barrancos, una cierta soledad, el trueno de los aviones al despegar y el vodka con naranja que sirve la azafata, los bares de antaño, el paseo por la ciudad, que le dejen tranquilo pensando sus vejeces ya desde joven, ver pájaros, seguir huellas de zorro, errar en todo, hasta en el querer, admirar a quien es grande por mérito propio y no prestado…), busca en cambio el imposible de volver a algo que fue más manso y amigable. No parece que tal cosa sea hoy posible, mas recta intención. Por eso también, por guardar esos dos metros de casa que uno lleva a cuestas quiera o no, pierde el tiempo tontamente levantando la empalizada de su bosque buscando no quebrar la vista, sabiendo que del antiguo paisaje no queda nada más que la imaginación vertida en libros nostálgicos, pues lo de irse al bosque ad literam no es posible por qué importa qué miserias.

    Cada día la horda ascética viene a circular la verja, como circulan la de todos, y a uno le queda esto por hacer: si está solo, abstraerse, emboscarse. Qué bendición. Y si tiene compañía, la jodimos, pues o toca emboscarse y dejar que los suyos, poco dados a escondimientos, padezcan el asalto, o salir con desagrado y aceitar de pez la estaca sabiendo igual que no hay nada tan inútil como enfrentarse a los tiempos, procurando dejar suficiente aviso a los amigos para que no olviden dónde está la vieja entrada. Y los tiempos dictan de todo, y feo, más aún porque todos, sin excepción, hombres con derecho y de derecho, reclaman una porción de tí. Unos en nombre del pasado retuerto, cavernoso, que uno dio por muerto porque muerto está mejor, muerto a la Baroja o a la Delibes, a la esta o a la otra pero muerto y enterrado, sin fuego ni rescoldo que lo justifique; otros en nombre de esto, de aquello, de aquí, de acullá… y no se tarda en ver que sólo te reclaman una cosa: sumisión.

    Así está uno abocado a salir, y al salir queda marcado. Da igual la marca, lo que importa es que está, y que su amarilla presencia es ya una segunda naturaleza. Aun así cabe este consuelo: que, digan lo que digan, la moderación no está reñida con el diccionario.

    Que tenga buen paseo en ese bosque suyo, cuya sombra envidio y cuya trocha le acoja. Desde aquí casi oye uno al arrendajo en la espesura.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s