Perorata del insensato

Hace más de tres años que publiqué esa novela que fue silenciada con pasión –que recuerde solo se hizo acreedora de una reseña en una revista que ni compro ni leo–, así que encontrarme ahora con una reseña como esa resulta muy grato. La verdad es que escribir novelas (o lo que sea) a contrapelo hoy es casi una imprudencia temeraria. La firma en la Red Il Gatopando, así que no tengo ni idea de quién es el autor.

Perorata del insensato, Miguel Sánchez-Ostiz

Atrincherado en la noche en un palacio abandonado en el que pasara largas temporadas interno cuando servía de manicomio, rodeado por efectivos de la Guardia Civil, Juan García Inoria, alias Juanito Pastillitarojigualda, desgrana los principales acontecimientos que han marcado su vida con la momia de una monja que en su día atendió el centro como interlocutora. Tal es la premisa de Perorata del insensato, la novela del veterano escritor navarro Miguel Sánchez-Óstiz, editada por Pamiela Etxea en 2015.
Las doble condición del protagonista que define su trayectoria ha sido la de loco y la de pintor. Con la primera nos adentramos en las circunstancias de las personas que sufren una enfermedad mental vista desde la parte más vulnerable: su dificultad para encajar en el entramado familiar, los encerramientos en psiquiátricos, el ambiente que en ellos se vive y las relaciones que allí se establecen, las jerarquías, la labor de los profesionales que velan por la salud mental incluidos sus abusos de autoridad, las monjas que cuidan a los enfermos, como fue el caso de sor Hilda cuya momia se ha procurado como compañía.
Juan García Inoria se explaya también sobre su vocación como pintor y su ambición por desarrollar una carrera profesional y obtener el éxito en Madrid, donde viviría largas etapas de su vida. Ello le da pie a describir, con una visión ácida y descacharrante, la evolución del mundillo artístico y cultural de la capital desde los años ochenta hasta la actualidad, no exenta de cierto morbo al no ahorrar el autor los nombres de algunos de sus integrantes.
El fresco que resulta de la perorata del insensato es el de una sociedad desquiciada, cínica, oportunista y traicionera, asentada en la impostura, en la que el loco se revela como el personaje más coherente, cuyo destino no parece otro que introducir el dedo en la llaga y ser condenado.
Es el de Juan García Inoria un monólogo alucinado, disparatado, libre, inventivo en la expresión y muy socarrón, que lo mismo recurre a anglicismos derivados en casticismos, que se vale del argot taurino -las críticas despiadadas que recibe por parte de personajes influyentes del mundo artístico que buscan destruirle las denomina “rejón”.
Nos ilustra también sobre sus amoríos, siempre en clave de “amor fou”, y sus repetidas escapadas del psiquiátrico, como aquella en la que acaba trabajando en un circo. Es el suyo un monólogo-diatriba que apela a la complicidad del lector, dado lo inverosímil de sus circunstancias y la frenética sucesión de sus altos y bajos. Así, el protagonista lo mismo se enriquece al tocarle la lotería que es dado por muerto lo que le permite procurarse una nueva identidad como ciudadano argentino.
Es el propio autor quien en el epílogo ofrece claves para posicionarse ante la novela, la cual emparenta con la tradición del teatro de guiñoles -en el suyo no queda títere con cabeza-, con la sátira y el esperpento, marcando distancias entre autor y narrador, haciendo también explícitas sus referencias musicales, literarias y pictóricas, las cuales se filtran en el texto, transformando una obra de poso amargo en una fiesta del sinsentido burlesco.
Habrá a quien 348 páginas de exaltado monólogo le parezcan muchas, al menos en los tiempos que corren, y habrá también quien encuentre cierta resistencia para progresar en la primera parte de la novela al girar los acontecimientos en una clave más personal, en comparación a la segunda en la que la trayectoria artística del protagonista adquiere mayor relevancia y gracias a sus inquietudes y al entorno en que se mueve, permite al lector encontrar más asideros.
A quienes persistan Sánchez-Óstiz les brinda una despiadada crítica de la España nueva rica, sin valores más allá del medrar y el acomodarse al sol que más calienta que JGI, en su inconsciencia o, más bien, en su tozuda consecuencia como artista libre y comprometido atraviesa como un estilete pagando el inevitable peaje por ello, de ahí su imperiosa necesidad de explayarse y de justificarse. Finalizada la lectura uno concluye que, más que la de un insensato, ha leído la perorata de un insumiso.
Esta reseña está también disponible en el número de enero de agitadoras

https://queraroestodo.blogspot.com/2019/01/perorata-del-insensato-miguel-sanchez.html

3 comentarios en “Perorata del insensato

  1. Escucha Miguel, te voy a decir una cosa: no soy crítico literario pero lo que cada día tengo más claro es que el valor real, la calidad y la trascendencia literaria futura de una obra no tiene nada que ver con lo que contemporáneamente se diga de ella. Según todas las voces que parecen contar, “Ordesa” de Manuel Vilas fue la gran obra de 2018. Una vez leída esta, he de decirte que cualquiera de los libros que has publicado este año, “Diablada”, “Chuquiago”, o la “Cirobayesca…”, deja al mamotreto de Vilas lejos, muy lejos de lo que es Literatura con mayúsculas. Lo tuyo es palabra acrisolada, lo otro pura ganga. Las razones del desmedido elogio de la una y del manifiesto desprecio por lo otro, creo que se nos escapan a ti y a mí en cuanto a su control. El puto mercado, el miserable mamoneo, la compra de voluntades, la vanidad regalada… Lo tuyo es otra historia. No te hará rico, pero te hace digno. A mis 53 años he leído mucho, seguramente mal, pero he leído mucho, y sé distinguir cuánto menos, la pura nadería de lo que ha salido de las tripas de alguien. Sigue adelante. No nos dejes huérfanos de verdad. Esta mierda de país y de sociedad necesita personas como tú: creadores como tú. Y al resto de faranduleros de la feria literaria que les vayan dando.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s