Los chungos y los fules (breves)

53133-clown1

Contra los chungos y los fules,  paciencia, se desenmascaran solos, tarde o temprano te tocará oír sus destemplados rebuznos.

Qué poco tardas en darte cuenta de que los amigos de tus… ¿Cómo decirlo…? Es igual, es muy raro que sean tus amigos, tanto que es casi mejor dejarlo correr. Y qué mal arreglo tiene eso, por no decir que no tiene ninguno, porque siempre es demasiado tarde. No queda otra que ir en dirección contraria sin despedirse.

Los ves despotricar y burlarse en privado de las mismas instituciones de las que se aprovechan en público y de aquellos que les tienen estima, respeto y dispensan un trato generoso… ¿Cómo llamarías a eso? No son de fiar y lo saben… Y tú deberías saberlo e igual hasta lo sabes, pero esperas… ¿El qué? ¿Un milagro, un golpe de suerte? Si eres un primo, paga… son reglas que están en el aire del tiempo.

Arrepentirse y lamentar el  haber sido generoso es, ¿Cómo decirlo?… ¿Zafio, mezquino, de mal tono…? Sí, pero muy común, muy de las palabras a puerta cerrada (todo eso que callas para dar el pego en escena y cautivar al público)

El amigo Bizkotxo lo repetía muy a menudo: «No le hagas un favor a nadie, no te lo perdonará»

[De «Breves de la ciénaga», libro en busca de editor]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s