Sarcasmos y desbarres

P1050383.JPG

Esta mañana, al salir de casa me crucé con un vecino que paseaba a su perro envuelto en un plumífero y que me espetó festivo: «¡Buenos días abuelillo!»…. ¿Tanto gimnasio y tanta hostia p’a esto?

Al poco me cruce con una pareja de mujeres (señoras) que estaban echando un cigarro a la puerta del abrevadero andaluz (fritangas y manzanilla) del barrio y una de ellas, soltando una espesa bocanada golosa de humo, le ha dicho a la otra: «Pues mira, yo este año me he entregado a mí misma»

A propósito de gimnasio. Ayer un julai estaba en la ducha cantando el Cara al sol a voz en cuello… no vuelvo, huele mal, que el médico cante misa si quiere.

«He hecho un buen rato de spam y me he quedado más bien…». Una que escuchaba, ha sonreído.

En justicia… Si ellos hacen y dicen cosas como esas, ¿qué diré y haré yo? Somos estrafalarios y no, no es porque lo diga Thomas Bernhard.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s