El silencio de Álvaro Cunqueiro

smartEsta cita me rondaba desde hace muchos años, desde que la leí en un elogio de Álvaro Cunqueiro, a un amigo suyo gallego que fue director de un periódico en Pamplona, pero no sabía de dónde salía hasta que me la he encontrado en uno de los artículos reunidos en Artículos periodísticos (1930-1981), que es un auténtico festín literario. Ahí en «Mondoñedo por San Lucas» –que se celebra el 18 de octubre, día en el que me propongo estar este año en Mondoñedo– está la cita entera:

«Aquí, aun en plenas ferias y fiestas, se puede quedar uno a ver crecer el silencio: literalmente, a ver crecer la hierba. Ser connaiseur de silencios paréceme uno de los más altos grados de la sabiduría humana: el silencio es un producto de la cultura, como la soledad. Yo reputo a Mondoñedo como una escuela de silencio, tan ilustre como Verona».

Ver crecer la hierba.
«Soy ciego, pero oigo crecer la hierba», le dice de manera sobrecogedora Perro Negro a Jim, en la Posada del Almirante Bembow… en aquel disco que tuve de niño con el relato de La Isla del Tesoro.

Lo escribí hace mucho, cuando era joven: hay un parentesco de erudición y prosa entre Cunqueiro y Lezama Lima… estos artículos ahora compilados son la prueba.
Entre tanta mugre, qué descanso, qué maravilla de prosa y de mundos. Tiene razón Cunqueiro, qué fiesta de color el del Albariño en copa transparente.. Aunque no sea de Fefiñanes. Volver a Cunqueiro es rejuvenecer un poco y con emoción acordarse de los idos y los presentes.

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s