Las redes sociales y la publicidad (Cristina Fallarás)

Acabo de leer este artículo de Cristina Fallarás, «Las redes como cuestión de clase», que resulta triste, más que nada porque acierta en ese esfuezo más baldío que otra cosa de recurrir de manera acuciosa a las redes sociales para promocionar la propia obra literaria cuando no tienes el apoyo de medios de comunicación y espacios mediático, y suplementos literarios, esos que Umbral llamaba «leproserías de la literatura, pero se beneficiaba de ellos, o este apoyo es tan a cuenta gotas que es como si no tuvieras presencia alguna, algo que se parece al desenterrador de cadáveres. No acierta del todo Cristina Fallarás al señalar que escritores de rotunda presencia mediática no recurren a las redes para promocionarse, porque sí lo hacen o lo hacen otros por ellos. Es igual. Lo que cuenta, al menos para mí, es que su artículo me ha hecho reflexionar sobre el uso que yo mismo hago o he hecho hasta ahora de Facebook y de Twitter, las dos redes sociales en las que me he movido, r y pienso que he invertido mucho tiempo, de mirón y egosurfeando, en ellas. No tengo edad. El tiempo se me ha echado encima. Tendría guasa emplear más tiempo y energías en promocionar mi obra que en escribirla. Un sinsentido. Para conseguir algo  debería escribir en exclusiva para las redes, corriendo el riesgo de no acertar con lo que los lectores quieren. ¿Qué quieren los lectores? No lo sé. Es tarde para hacer estudios de mercado y muy tarde para rehacerse una verdadera clientela, como decía Céline. Es tarde para casi todo y además el barullo de las redes me aturde tanto como el callejero, del que ahora mismo huyo.

Dicho lo anterior al margen de que las redes sociales han deteriorado la comunicación personal encamarando es deterioro en una hipercomunicación. Es raro recibir mensajes al margen de las redes. Es raro tener algo que contarse cuando nos estamos contando (exhibiendo) de continuo. En lo del prójimo no me meto, pero antes de naufragar en las redes leía más, ponía más atención en mi escritura y hacía cosas que ya no hago. Es como para pensárselo.

 

«Las redes como cuestión de clase», de Cristina Fallarás

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s