Luis Tosar, por Txema Arinas

Impecable, por suscribirlo de arriba a abajo, lo traigo, y por dejar un mínimo apoyo a Luis Tosa, buen actor. Txema Arinas tiene, en mi opinión, razón en todo lo que expone.

«Cómo no voy a entender la que le ha caído a Tosar por declarar en una entrevista “De nacer en Euskadi, quizá habría podido acabar en ETA”. A nadie en su sano juicio se le puede pasar por la cabeza que con esas palabras Tosar pretendía justificar, blanquear que se dice ahora, a la organización terrorista, todo lo más confesaba haber hecho un ejercicio de empatía con el personaje que interpreta en la película de Iciar Bollain, Maixabel, después de que éste se haya arrepentido de su militancia etarra y pedido perdón a sus víctimas. Claro que no, pero el problema es que se le olvidó tener en cuenta que en España hay un muy amplio sector de la población que no entiende de matices, que solo entiende las cosas en blanco y negro, que no está dispuesto a hacer ejercicio de empatía alguno con gente como el ex-etarra que interpreta Tosar en la película, porque ya el solo hecho de prestar atención a cualquier cosa que se salga del discurso oficial contra todo lo que tenga que ver con ETA se les antoja poco más que pecado mortal o por el estilo.Yo lo he vivido y vivo de continuo. Sobre todo desde que estoy fuera de EH y era, porque ya me estoy quitando todo lo que puedo, tan incauto como para dar mi opinión sobre el tema de marras sin recurrir a ese blanco y negro que les ha proporcionado durante décadas el discurso oficial y mediático en todo lo relacionado con la violencia en el País Vasco. Un ingenuo que confiaba por principio en la capacidad intelectiva de la persona que tenía delante, siquiera y como poco para discernir entre apoyar a una banda criminal cuya razón de ser era imponer a las bravas su proyecto político a la ciudadanía vasca en su conjunto, y la crítica a las estructuras del Estado Español que durante décadas respondieron a la violencia etarra con su propia violencia, GALes de todo tipo y más de 5000 víctimas de torturas acreditadas por un informe de expertos mediantes, creando, por supuesto, el caldo de cultivo perfecto para que la violencia etarra se retroalimentara hasta el último momento. Craso error porque los matices me convertían de inmediato en un proetarra a los ojos de mi interlocutor. Introducir datos que éste desconocía del todo, como suele ser lo habitual en la inmensa mayoría de aquellos que solo han conocido el conflicto vasco desdela distancia y a través de los medios antes citados, me convertía de inmediato no solo en un equidistante con el dolor de las víctimas de ETA, sino incluso, o sobre todo, en un cómplice de los argumentos de la izquierda abertzale, como si no fuera esta la que se ha beneficiado durante décadas de los errores o crímenes de la otra parte para perseverar en su apoyo a eso que llamaban la lucha armada. Una jodienda y bien grande. Primero porque descubres para tu sorpresa y disgusto que la persona que tienes enfrente es completamente impermeable a todo lo que se salga del discurso oficial, ya sea por miedo a tener que replantearse muchas cosas y en muy poco tiempo, como por mera comodidad intelectual, es decir, porque no les sale a cuenta cuestionarse nada, mejor rechazar de plano lo que le dicen otros por muchos datos, cifras o testimonios que se les pueda proporcionar. A fin de cuentas, lo que impera es asumir cierto relato como verdadero artículo de fe, me refiero al de la lucha inmaculada y heroica contra ETA sin haber nunca quebrantado la propia ley que se decía defender y con escrupuloso respeto a los derechos humanos, bla, bla, bla. Una pamema que solo se la pueden creer los ignorantes que ven las cosas desde la distancia o los que se colocan ellos mismos sus propias antojeras para procurar que la realidad se ajuste a su discurso político y no al revés. Joder, que a mí me hasta me han dicho que todo lo que se hacía en euskera era para financiar a ETA…Insisto, da igual los testimonios, datos, cifras o lo que sea, las películas como la que nos ocupa, novelas, estudios, o lo que sea, frente al relato convenientemente institucionalizado y propagado a todas horas y en todas parte, intentar introducir matices, siquiera solo elementos de discusión, siquiera solo recordar cosas como la de Mikel Zabaltza y tanto otros, te condena de inmediato a ser el saco de todas las hostias tal y como le ha ocurrido a Tosar y a cualquiera que se atreva a seguir su ejemplo: todos somos ETA.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s