Cuestión de suerte (Manuel Millares)

¿Sabes quién se ha muerto?
¿Te has enterado…?
Al Chivo le ha dado un ictus… Vaya por Dios….
Hombre, ¡¿qué tal tu compañero de fatigas?!
Se murió hace casi un año y no hay día que no me acuerde de él…
Y así, una detrás de otra. Pueden añadir todas las que gusten. A diario. Pero tú tienes suerte por mucho que en lugar del comienzo del poema de Boris Vian, Je voudrais pas créver (Quisiera no reventar), te acuerdes del final del mismo poema Et moi, je vois la fin / Qui grouille et qui s’amène / Avec sa gueule moche (Y yo, veo el final / que bulle y que se acerca / con su jeta espantosa). Ves, no ves, callas, eludes, barbotas optimismos… es descortés y poco elegante hablar de salud. Lo reservas para la intimidad de la puerta cerrada, de los camaradas de la Cofradía de la Herradura (roñosa).

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s