«Un galleguito muy panadero…» (Viene Capellanes)

De tan cariñosa manera llamaban los panaderos de la calle Misericordia/ Mendizabal a su empleado Manuel Lence, una vez que este, comprándoles la panadería y gestionándola como un profesional (y fundara el Café Viena donde me entrevistó en una ocasión el repulsivo Gándara) se hiciera rico. Su biógrafo baturro, el laminero Juan José Baturreta Baquero, se extasía delante de esos escaparates cuando pasa por Madrid y lo cuenta. Hoy, con los huesos de santo y los buñuelos habría disfrutado. Hoy tocaba ir a hablar de los panaderos de la calle Mendizabal y de sus mañas genéticas, por eso me he acordado, al paso y a carcajadas. En A la sombra de la higuera les espero, no hay prisa.

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s