Vuelta al Capricho

La última vez que anduve por El Capricho fue antes de la pandemia. Es uno de mis paseos madrileños preferidos, si no se trata de derivas urbanas. Además, está relativamente cerca de donde vivo. Esperaba encontrarme el otoño en sazón, pero va muy retrasado, salvo la luz oblicua que iluminaba a primera hora ese lugar extraordinario, mezcla de jardín asilvestrado y de jardín francés (lo diseñó a origen Boutelou, autor de un precioso tratado de jardinería) Me meto por sendas que suelen estar solitarias, pero dé las vueltas que dé, acabo en los mismos lugares de siempre: el estanque del jabalí, la casa de las abejas, el canal y sus reflejos, las puertas y respiraderos del búnker del general Miaja, posición Jaca, la última antes de caída de Madrid, que hoy tenía una de sus puertas abierta o cuando menos en plan exhibición.

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s