Tejados de Madrid

Miro mucho los tejados de Madrid a riesgo de darme un porrazo o a que me atropelle un verraco mecanizado, porque entre frisos, esculturas, decoraciones o fantasías propias de Suárez del Árbol, Goñi, que los dibujó como nadie, sé que tengo la sorpresa asegurada.


Con todo, me gustan más esos tejados del termitero urbano del viejo Madrid que me hacen ver a Pérez del Zambullo aprendiendo a gato por ellos. Hay miradores privilegiados para asomarse a esos tejados. Me acuerdo de los que se veían desde un estudio enorme que tenía el pintor Javier Pagola en la calle de Atocha (con palomar o gallinero incluido)
Uno de los jebos más imbéciles que he conocido en mi vida escribió que las alturas de la ciudad, «parecen salidas de un Canaletto que hubiese pasado una temporada en el Chicago de los años treinta» . Umbral le reprochaba al de la zapatillas de amortajado que situara una escena en el Retiro «a mediados de noviembre» sin hacer el menor esfuerzo por decorar un poco esa página otoñal, adjetivar algo, imaginar, siquiera con algún lugar común, pero, caramba, Canaletto de parranda con Al Capone… il faut le faire, il faut le dire sobre todo, creyendo que te las das de dandi y te van a aplaudir los skaisitos.

Un comentario en “Tejados de Madrid

  1. Pingback: Tejados de Madrid — vivirdebuenagana – Conavegación | Blogosfera

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s