El jinete sin cabeza

Le tengo afición a ese relato de Washington Irving desde mozo. Algunas leyendas dicen que el jinete sin cabeza sale de su sepultura, en busca de su cabeza perdida, la noche de difuntos. Cabeza perdida en una batalla… pero se puede perder en muchos sitios, y el alma también, lo sabía el cónsul Greoffrey Firmin Blakstone, al tiempo que se metía la última morterada de mezcales.

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s