Breves del alboroto

Como quien se va de parranda con un viejo amigo del barrio: uno mismo y frente a la tapia del camposanto.

¿Ser generoso con quien no lo es contigo? ¿Para qué? ¿Por qué motivo? ¿Para conseguir qué? ¿Para ejercer de virtuoso? ¿Por masoquismo?

Pensar una cosa y decir o hacer otra bien distinta. ¿Los motivos? La conveniencia, sin duda.

Está claro que con la pandemia nos hemos visto las caras… y nos gustamos poco. Tal vez radique ahí el desfallecimiento de las relaciones y de la vida social.

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s