Ulises, por Eduardo Arroyo

Esta mañana anduve de librerías por el centro a la búsqueda de la novela de Sergi Bellver, pero me he tropezado con esa joya. Es una edición fabulosa. Esta es, digamos, la edición completa porque han caducado o van a caducar los derechos de Joyce, de modo que el libro que estaba esta mañana en las librerías, saldrá, según los créditos, el mes que viene…
Arroyo se trabajó mucho este nuevo libro antes de fallecer, cuando supo que iba a ser una realidad la edición en castellano y en inglés una vez no hubiera problemas con los herederos.
No solamente disfruto con el texto, ese divertidísimo (al menos para mí) capítulo 13, por ejemplo que he releído esta tarde, sino que las ilustraciones de Eduardo Arroyo me parecen soberbias, tanto las que son en color en color y a todas páginas como las pequeñas viñetas en blanco y negro que ilustran los márgenes.
El mundo de Joyce puede seducirte de tal modo que ya no te despegas de él. Y eso parece que le pasó a Eduardo Arroyo. Como me ha dejado dicho el boliviano Edgar Arandia Quiroga, se puede frecuentar abriéndolo por cualquier parte con la seguridad de verse atrapado en alguna burla o en alguna expresión o idea sorprendente. Torrente Ballester decía que lo leía todos los años. Algunas de sus apreciaciones de El Quijote como juego pueden aplicarse al Ulises.
La edición que se emplea es la Salas Subirat de la que hablé hace poco. Me gusta mucho una edición de esa traducción hecha por Eduardo Chamorro, y he leído la de Valverde y la de Marcelo Zabaloy.
Arroyo es un pintor que me gusta mucho, alguien que me hubiese gustado conocer (por lo que me han contado sus amigos) y tratar. Un artista pintor y escritor que ha dejado páginas hermosas: Minuta de un testamento, sus impagables memorias. Arroyo tenía un mundo literario muy rico y llevó una vida intensa allí donde fuera a parar.

La historia del libro viene pormenorizada en este artículo de Ruiz Matilla en El País.

3 comentarios en “Ulises, por Eduardo Arroyo

  1. Tampoco he podido resistir a la tentación (para eso están, para no resistirse). También, al azar, un capítulo (el 12) y a dar vueltas por una ciudad imaginaria o, quizás, los recuerdos.

    Me gusta

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s