Recogiendo velas

Por fortuna estamos teniendo unos días muy luminosos y eso que, por las tardes, de la parte francesa entran unos nubarrones espesos que el puerto de Otsondo detiene, acompañados de un viento helado que ese, en cambio, pasa. Hasta los milanos reales que han estado bailando al sol, reales se recogen. Toca recoger velas y hacer el bulto, y despedirse del paisaje con marcha de pompa y circunstancia. Ha habido que podar el sauce tortuoso para que coja forma informe, las hortensias y el viejo y poderoso manzano. Lo demás puede esperar. No nos habíamos dado cuenta de que ha pasado un año desde la última poda. A la vuelta seguiremos con los trabajos. Ahora mismo, la tierra está helada y no he podido plantar lo que quería: bambús. Es igual, esos agarran hasta en sueños. De sueños ando escribiendo, en la estela de esa película gloriosa que es Días de campo, del chileno Raúl Ruiz: todas las novelas son sueños, dice don Federico, coleccionista y criador de fósforos, cuando le preguntan por cómo va la suya. De sueños y de funerales nacionales, y de muertos en extrañas circunstancias, que dice la prensa cuando toca.

Un comentario en “Recogiendo velas

  1. Pingback: Recogiendo velas — vivirdebuenagana – Conavegación | Blogosfera

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s