Todos los Santos

Me gusta el día, pero por razones ajenas a la celebración religiosa-mítica del día, por Lowry y su Bajo el volcán. No tengo camposanto cerca a donde ir a visitar a alguno de los míos, idos, hace tiempo. Si estuviera en Baztan aún podría acerarme a Legate y además de ver (con suerte) el paso de palomas o grullas, me metería en un bosquecillo en el que crecen flores silvestres. Como no tengo a mano el Frazer no puedo ilustrarles sobre el Samhain, ese 31 de octubre que les servía a los celtas para señalar el fin del año, ni sobre las bacanales de Lugh a las que el tiempo invita, incluso cuando sopla con fuerza el viento sur y tienes el cerebro alquilado a los disparates. El 1 de noviembre sería el comienzo de un año nuevo, qué espejismo tan hermoso.
Los muertos se sientan con digo a mi mesa de trabajo e otra forma, entre las páginas de El tranvía fantasma. Me gustará estar en estas fechas de muertos en Bolivia, pero eso no es posible.
Nos vamos yendo, eso está claro, incluso cuando el corazón sigue latiendo, pero la niebla se va adueñando del cerebro y los dolores del cuerpo. Comme le temps pase… bonito título, pero al autor lo fusilaron por colaboracionista con los nazis. En todo caso, el tiempo vuela, lo dice el ángel de El sueño del caballero: «Eternamente hiere, rápido vuela y mata». A degüello pues.

*** De lo que aparece en la imagen de 1909 solo queda el ciprés, lo demás lo arrasaron las malas bestias de Azcona, valle de Yerri, Navarra.

Un comentario en “Todos los Santos

  1. Pingback: Todos los Santos — vivirdebuenagana – Conavegación | Blogosfera

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s