Noche de ánimas («Bajo el volcán», Malcolm Lowry)

A cada cual sus ritos, manías, costumbres y tradiciones. La mía estos días es leer algunos capítulos de Bajo el volcán, de Malcolm Lowry, casi siempre los finales, los que tienen como escenario el Salón Ofelia y El Farolito, pasando por El Amor de los amores, El Petate, el Hotel y Restaurante El Popo, junto al que un letrero luminoso «apuñalaba la oscuridad»: Euzkadi.
Me detenía en este pasaje
«—¿’Qué hacéis aquí’?
—’Nada’ –contestó sonriendo al hombre que tenía aspecto de sargento de la policía mexicana y acababa de arrebatarle la rienda– Nada. ‘Veo que la tierra anda; estoy esperando que pase mi casa por aquí para meterme en ella».
Hace mucho que pasó mi casa por no sé dónde y me metí en ella… o tal vez dejara de buscarla para siempre y evitara meterme en los Farolitos, esos en los que la pasión de la noche se convierte sin que te des cuenta en la noche de la pasión:
«El Cónsul bebía inextricablemente con estos macabros personajes de los que no podía deshacerse».
Matías Crespo sabe de qué hablo. Todo eso ya fue. Hace mucho. Quedan unas páginas literarias de verdad vertiginosas, la de Lowry, que es preciso descifrar, que agobian porque huelen a humo, como algunos mezcales, los del fin de la amistad. Podría seguir, pero ni quiero ni puedo. Ya lo hice, en mis novelas está: El tranvía fantasma no pasa por El Farolito.

Un comentario en “Noche de ánimas («Bajo el volcán», Malcolm Lowry)

  1. Pingback: Noche de ánimas («Bajo el volcán», Malcolm Lowry) — vivirdebuenagana – Conavegación | Blogosfera

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s