Abatido vate (©Humberto Quino)

El poeta (por llamarlo de alguna manera, aunque prefiera llamarle pueta) no solo no está de guardia permanente, sino que anda oliendo la chamusquina, aguafiestas de su propia vida, digamos, sin subir el tono, y se toma un respiro que piensa ganado a pulso de páginas cuyo destino y sentido al final se le escapa. Al poeta pues, le ha llegado la desgana, legítima, y se ha quedado al pairo de sí mismo, a verlas venir, aunque no haya ni tapete ni baraja. Desinterés, pero muy raro porque las noticias siguen irritándole, a sabiendas de que nada puede hacer.

Un comentario en “Abatido vate (©Humberto Quino)

  1. Bueno, pero al poeta queremos decirle que la derrota , esa maldita buena letra, no nos ha vencido. Seguimos con fuerza aun contemplando la chamusquina y la sucia palabra.

    ¡Un enorme abrazo, Miguel!

    Me gusta

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s