Rodolfo Martín Villa, fascista impune.

martin1

Es inútil buscar pruebas de la connivencia dolosa de una parte significativa de la magistratura y las instituciones judiciales españolas, no ya con el gobierno del PP, que también, sino con el franquismo y sus supervivientes, torturadores o encubridores y alentadores de crímenes relacionados con la represión policial y las cloacas del Estado. Digo que es inútil porque ellos mismos las suministran a diario.
Ahora mismo, la fiscalía que se ocupa de los exhortos que llegan desde la Argentina relacionados con la querella contra el franquismo, en su grosero intento de proteger no ya a Billy el Niño, un repugnante criminal, sino a su encubridor y a quien le condecoró por los servicios prestados que van apareciendo a la luz: Rodolfo Martín Villa, plenamente consciente de las actividades del policía, de ese y de otros policías, como la inmensa mayoría de la magistratura de la época ante la que se denunciaban en vano malos tratos y torturas. En cualquier otro país, el fascista Rodolfo Martín Villa, en lugar de enriquecerse en los pliegues del Estado, estaría en la cárcel. Aquí, no. No dejarles en paz es una cuestión de conciencia.

Billy el Niño y su cuadrilla.

1379621714_215259_1379621822_noticia_normalEl grupo de trabajo de la ONU sobre desapariciones forzadas viene a España a ver si el Gobierno cumple con el deber de perseguir a los autores, cuando menos en el papel, y de compensar a las víctimas de los crímenes que tienen su origen en el golpe de estado de 1936 y en el régimen franquista que le siguió. A no dudar, habrá dos versiones, la del Gobierno, mendaz y trapacera, que proclamará hacer todo lo que está en su mano, más incluso, y la que clama por lo desasistidas que puedan estar las víctimas y sus herederos: 130.000 familias que no saben dónde están sus deudos. Se dice pronto. Miles de personas que en todo el territorio nacional batallan con cunetas, archivos, falta de medios materiales y una indiferencia social que en la práctica es una ofensa renovada.

El Gobierno se ha desentendido de esa visita como si no fuera con él, al igual que lo lleva haciendo desde hace meses con el juicio emprendido en Argentina contra la impunidad franquista -mientras en las trastiendas pone todas las trabas jurídicas y diplomáticas que puede: estamos gobernados por tramposos no lo olvidemos-, y lo que es un clamor internacional, en boca del más bobalicón y retorcido de los ministros de Rajoy, Fernández, el policiaco Fernández, no pasa de ser un vago rumor de prensa, algo que ha oído por ahí y a lo que no ha prestado mucha atención porque a su juicio no la merece. Lo que ha oído por ahí es un proceso al franquismo que ellos han impedido se pueda poner en pie en España. Herederos del franquismo son y como tales se comportan. No puede haber sorpresa alguna. (Sigue)
Artículo publicado en los periódicos del Grupo Noticias, 22.9.13