La trampa que no cesa

Leo sin sorpresa alguna, a propósito de la Dieta Navarra: “UPN alecciona a sus cargos para que digan que las dietas eran erróneas pero no un delito” Saben que es mentira, saben que de manera documental se prueba que las dietas, la Dieta Navarra, era producto de una ingeniería jurídica y societaria tirando a zafia, cuyo objetivo era el enriquecimiento indecoroso y el fraude de ley. Saben que su sistema, además de la mentira permanente, no es otro que convertir lo ilegal en ley y esta en costumbre, con el aplauso de una parte de la ciudadanía a la que por lo visto no le importa ser burlada por sistema.

Barcina desaparecida

_at_2388_jpg_20130221135559_2959_1El artículo, lúcido y pertinente, de Javier Eder publicado en Diario de Noticias, de Navarra, viene aquí enlazado. No es un asunto “autonómico”, antes provincial, no, es la muy devaluada, por falsa,  Marca España la que luce en esa fabulosa desvergüenza de una política arrogante y codiciosa que de la vida pública ha hecho un negocio encubierto por sus ataques al nacionalismo vasco y a las mentiras sobre su persona. Repulsiva.
Barcina desaparecida

Barcina: maneras de gigantilla.

alpargatabarcinaNo añado mucho a lo ya dicho estos días, pero es que la historia de esta gente, su presencia en la vida pública, subleva… como subleva leer, ayer, en la crónica de un analista político de El País, que la política navarra, su presente social y cultural, se decide desde Madrid, con corruptos y tramposos, y sin ellos. Y además dicho con una evidente satisfacción, como una fatalidad que hasta resulta risible porque no se trata de la vida de los navarros, sino de poner freno al nacionalismo vasco… que hacen mangas y capirotes de las leyes, la decencia, el respeto al ciudadano, poco importa, que hagan, mientras nos sirvan para mantener a raya a los nacionalistas vascos.
Maneras de gigantilla en Vivir de buena gana.