Carnavalesca con Longhi y con Goldoni

pietro_longhi_009El rinoceronte de Pietro Longhi para acompañar estos versos de Carlo Goldoni:

Le bugie sono per natura così feconde
che una ne suole partorir cento

(Las mentiras son por naturaleza tan fecundas que de una sola nacen cien).

Una verdad… o una apariencia, en el cuadro de Longhi: el animal desprovisto de su defensa, exhibido como un espectáculo y hostigado por un valiente, a cara descubierta, pero protegido por la barrera del palco para diversión de enmascarados… tal y como yo lo veo o quiero ver.

Ausencia de malicia

Captura de pantalla 2015-10-22 a las 12.43.06«Cuando uno dice que es culpable todo el mundo lo cree». Es el personaje que interpreta Paul Newman en Ausencia de malicia quien no afirma. Una película de Sidney Pollack del año 1981, cuyo fondo no solo no ha envejecido, sino que ha ido a peor: la manipulación informativa es casi la norma. Hay gente que es acusada de delitos y que luego quedan en nada y la misma prensa, con las redes sociales pasa lo mismo, puedes expandir la infamia sobre alguien que luego, salvo que medie una sentencia judicial, el daño ya está hecho y nadie ha sido, sobre todo los que la han aplaudido la infamia del infamador.

Lo mismo cuando no se trata de informar, sino de denigrar y de desacreditar, de promover el linchamiento mediático y la camorra social. Para tal empeño no hacen faltan pruebas, incluso se puede poner por delante, de manera maliciosa, que se carece de ellas. Basta con expandir la sospecha de la infamia, con señalar al presunto culpable, con tergiversar y hasta con ocultar documentos o parte de estos cuando perjudican tu relato, algo también muy ilustrativo de la recta intención del difamador; pero eso el público no quiere verlo, quiere rugir, abuchear, aplaudir. Sin público, las infamias no son nada. [20.11.15]